Menú

La encrucijada vasca

0
La presentación del último número de la Revista de Occidente tiene una actualidad muy particular, no sólo por el tema de su segunda parte, titulada «La encrucijada vasca» (la primera está dedicada, como es habitual durante el mes de mayo de todos los años, al análisis de la obra de Ortega ) sino porque este mismo domingo los vascos habrán tenido que decidir el camino que van a tomar para salir de la misma.

Algunos de los nueve “nativos” vascos -como les llamó Jon Juaristi en su exposición- que colaboran en este número son nacionalistas; otros lo fueron (tres incluso militaron en ETA) y otros no. Para mayor precisión, cuatro de estos “nativos” hablan y escriben en vasco. Sus nombres son: Francisco J. Llera Ramo, Carlos Martínez Gorriarán, Edurne Uriarte, Joseba Arregi, Jon Juaristi, José A. Zarzalejos, Patxo Unzueta, Gurutz Jáuregui y Mario Onaindía.

Juan Pablo Fusi, que fue uno de los presentadores, trazó un esquema de la trayectoria histórica del nacionalismo vasco y del nacimiento de ETA. Recordó que la oposición política fue débil en el País Vasco durante el franquismo; que sólo surgió al final de éste, apoyada además por sectores políticos con proyección nacional, que proporcionaron todos los tópicos que hicieron posible la contaminación de la que habla Edurne Uriarte en su artículo “Contaminación de la cultura política”. Es tal la pervivencia de los clichés que, en la actualidad -siguió diciendo Fusi- el único lugar donde se reedita «Los condenados de la tierra» de Franz Fanon es el Pais Vasco. ETA, puntualizó, nació de la nostalgia de un totalitarismo español (no de un totalitarismo vasco); es el resurgimiento del totalitarismo de los años 30 y 50, fascista y comunista.

Jon Juaristi, además de hacer la clasificación de los colaboradores a la que me refería más arriba se permitió una digresión lingüística al mencionar que no deja de ser significativo que en vascuence no hubiera palabras que expresen conceptos políticos; por ejemplo, para decir “revolución” hay que recurrir al bilbaíno, esto es al castellano hablado en Bilbao, que es de donde procede “matxinada”, palabra que viene de “matxin”, que significa martillo y por metonimia, campesino, porque los vascos (siempre según Juaristi) han sido incapaces de imaginar lo que era una revolución. Juaristi ilustró sus ejemplos con las estrofas de una canción vasca que tuvo el detalle de traducirnos al instante.
Su intervención se centró en el nacionalismo y en su conexión con ETA así como la división de la sociedad vasca entre nacionalistas y no nacionalistas, impuesta deliberadamente por los primeros. Juaristi expresó su convicción de que, aunque no será fácil, se acabará terminando con ETA.

El moderador del acto, Antonio Garrigues cerró el acto con la siguiente pregunta dirigida a Jon Juaristi: ¿Qué cree usted que pasará el domingo? A lo que el aludido contestó afirmando que saldrá un gobierno de coalición, un gobierno que algunos llaman del PPOE (Partido Popular Obrero Español), en el que por fin, habrá igualdad entre los ciudadanos, sin distinción entre nacionalistas y no nacionalistas, y donde se podrá hablar de un gobierno autonómico, un gobierno de ciudadanos que tiene delante de sí la ardua tarea de ganarse la libertad.

En Tecnociencia

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios