Menú

Presencia de La Habana

0
Esta Sombra de La Habana que nos ofrece Ediciones del Bronce es una recopilación de cuentos de cinco autores cubanos que tienen en común el hecho de que casi todos ellos nacieron después de la Revolución, excepto Manuel Granados, que es de 1930 . La selección es obra de Liliane Hassan, una mujer que ha contribuido de manera fundamental a la difusión en Europa de la literatura cubana non grata. Hassan es traductora de español e “hispanizante”, como les gusta llamarse a sí mismos a los franceses que aman y conocen la lengua y la literatura española para diferenciarse de los “hispanistas”, de corte más especializado y académico.

Ella era quien se ocupaba de traducir al francés las obras de Reinaldo Arenas, antes incluso de que se hubieran publicado en español, y de tantos otros novelistas cubanos que, por su condición de “proscritos” y disidentes del régimen castrista, eran sistemáticamente ninguneados en las editoriales más progres de Francia y, no digamos ya, de España, donde por aquella época (hablo de los años 60-80), eran todavía unos desconocidos porque, paradójicamente, la izquierda –que ha dominado mayoritariamente las editoriales y los medios de comunicación bien directamente, bien por chantaje sentimental– nunca fue más influyente que durante la etapa antifranquista e inmediatamente posterior.

Afortunadamente, parece que esos tiempos han terminado y ahora muchas editoriales (por encima, además, de toda sospecha) conscientes de la importancia que tiene esta literatura, están publicando la obra de estos autores (algunas incluso se atrevieron a hacerlo mucho antes) sin ninguna mala conciencia. Como prueba, la selección de Michi Strausfeld, Nuevos narradores cubanos, en Siruela y los Cuentos de la Habana vieja en Ediciones del Bronce. También los lectores son ahora más receptivos, como lo demuestra la buena acogida que ha tenido Antes que amanezca de Reinaldo Arenas (aunque aquí ha contribuido mucho el éxito de la película) o la que tiene la obra de Zoe Valdés.

Los cuentos reunidos en esta selección presentan una Habana muy poco idealizada. Una Habana –la que ellos, por su edad, recuerdan– ya destruida, que cada vez tiene menos restos del antiguo esplendor. Una ciudad desvencijada, hundida, pero que se mantiene en pie con las tretas y la picardía de una población obligada a sobrevivir en condiciones lamentables, pero que sale adelante gracias al sentido del humor, la alegría y el erotismo. En mayor o menor medida, todos reflejan estos aspectos, aunque algunos inciden más en la anécdota (es el caso de uno de los mejores cuentos de la antología, El resbaloso de Carlos Victoria) que en el abigarrado decorado y las circunstancias sociales. El tono general es excelente y como dice Liliane Hassan, estos cinco escritores son “los dignos sucesores de Virgilio Piñero y de Reinaldo Arenas” y yo añadiría que de Cabrera Infante.

Manuel Granados, Miguel Mejides, Antonio José Ponte, Carlos Victoria, Zoé Valdés, La sombra de La Habana, Ediciones del Bronce, Barcelona, 2000, 173 páginas, 2200 pesetas.

Más libros en: El Semanal de Libertad Digital

En Tecnociencia

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios