Menú

Tiempo y espacio: Vida

0
Seix Barral tiene en su haber varias publicaciones de JRJ, entre otras, ya en 1985, Guerra en España, en edición de Ángel Crespo. Recientemente ha publicado los poemarios inédito, La muerte y Unidad. Dado que, como nos recuerda la editora en su magnífica introducción, aún quedan varios libros de prosa inéditos, esperamos que esta editorial prosiga su labor de difusión y rescate de la obra juanramoniana.

Tiempo, largo poema en prosa, fue escrito en Florida en 1941, a la vez que la primera estrofa de su otro gran poema, Espacio, aunque a diferencia de el segundo, nunca fue concluido. Según la profesora Juliá, ambos fueron concebidos simultáneamente y no cuesta trabajo comprenderlo; por tanto, cronológica y temáticamente pertenece a lo que Antonio Sánchez Barbudo llamó «la segunda época de JRJ», es decir, la etapa que se inició en agosto de 1936, cuando fue nombrado agregado cultural en los Estados Unidos. Un mes antes había estallado la guerra y el presidente de la República, Manuel Azaña, pensó que la vida del poeta corría peligro en Madrid. No hace falta explicar por qué. Conviene recordar que desde ese momento hasta la fecha de su muerte (1958) JRJ no volvió a regresar vivo a España y que, en 1956 recibió el premio Nobel de Literatura, sin duda, más por la repercusión internacional de Platero y yo, que por el resto de su obra.

Este libro quedó inédito hasta 1986, fecha en que apareció publicado por Arturo del Villar (Tiempo y Espacio, Edaf, Madrid). En su momento causó gran perplejidad ya que se trata de un texto plagado de datos personales y escrito con técnicas, como el monólogo interior, muy alejadas del proceder habitual del poeta. Algunos creyeron incluso que no era más que un borrador de Espacio, entre otros la propia editora de la presente edición quien ahora concluye que tal vez sea un poema microcosmos de otro proyecto de libro, titulado Vida.

El poema está escrito en prosa y es una mezcla de «ideolojía y anécdota», según confesión del propio autor. En él hace mención de los libros que leía, los conciertos que escuchaba por la radio, las cartas que recibía y las actividades diarias. Asimismo, rememora momentos concretos de su vida sin olvidar aspectos sumamente interesantes de su relación, casi siempre tumultuosa, con los escritores y críticos de su época. Algunas de las opiniones en él vertidas son realmente “impactantes”. No me resisto a reproducir algunas de las que le sugiere el prólogo de "Pepito" Bergamín a las Obras completas de Antonio Machado:

«Poner a una obra poética de paz un prólogo de guerra, porque las circunstancias hayan convetido en “guerrerosa” la última parte vacilante de ese libro, es relegar la obra verdadera a un segundo plano, como queda relegada nuestra vida en toda circunstancia trájica. Unamuno, Antonio Machado, García Lorca, están “disfrutando” ahora una fama basada en la guerra, gracias a la actividad pululante de tales aprovechadores de cadáveres y famas. Quien conoció bien a los tres, sabe la repugnancia que hubieran los tres sentido con tal jaleo de sobremuerte paseada».

Estas y otras impagables opiniones, junto a los brotes de arrebatado lirismo, de corte muy metafísico, que salpican todo el libro justifican sobradamente la siempre cuestionable publicación de una obra que su autor, tan obsesionado por la coherencia y la corrección, no había terminado. La editora lo completa con tres apéndices. El primero reproduce un texto publicado en el libro Guerra en España, así como dos inéditos. El segundo consiste en una serie de espléndidos aforismos juanramonianos sobre el tiempo y el tercero y último, el facsímil del poema, tal y como se conserva en los Archivos de Juan Ramón Jiménez de la Universidsad de Puerto Rico.

Juan Ramón Jiménez, Tiempo, Edición, introducción y notas de Mercedes Juliá, Seix Barral, Barcelona, 2001, 222 páginas.

En Tecnociencia

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios