Menú

Principales mitos del buen islamófobo (III): No se integran

0

Mito 1: En los países musulmanes no hay iglesias

Mito 2: Que se vayan a su tierra

Mito 3: No se integran

Resulta habitual escuchar quejas relativas a que los musulmanes "no se integran", "no observan nuestras costumbres", "no comparten nuestros principios".

Ni siquiera entraré a recalcar la obviedad de que en Europa viven millones de musulmanes perfectamente "integrados". Déjenme que, en su lugar, me fije EN EL FONDO de la frase. Porque quien profiere esas quejas no es consciente del carácter profundamente antidemocrático que destilan esas palabras.

Vamos a ver: yo soy español. De pura cepa. Y como ciudadano español, tengo una serie de obligaciones y derechos. Y entre mis derechos está el de hacer lo que me dé la gana, dentro del respeto a la Ley. ¿Integración? ¿Principios? ¿Costumbres? Si a ustedes no les importa, yo me integraré con quien me salga de las narices. Y observaré las costumbres que me dé a mí la gana. Y los principios que aplicaré en mi vida serán los míos, que no tienen por qué coincidir con los de mis vecinos, ni con los de la generalidad de los españoles.

Mientras respete las leyes (que es la única obligación que tengo como ciudadano), yo haré lo que quiera con mi vida, y ninguno de ustedes son quiénes para exigirme otra cosa. Porque soy ciudadano español de pleno derecho. Y si alguien se atreve a meterse en mi vida, tendré todo el derecho a contestarle: "Métase Vd en sus cosas, que de mi vida me ocupo yo".

Pues bien: los centenares de miles de musulmanes españoles son tan ciudadanos españoles como yo. Y nadie tiene derecho a EXIGIRLES que se integren, ni que observen ninguna costumbre que ellos no quieran, ni que compartan ningún principio que no les apetezca compartir. Mientras respeten la Ley, harán lo que les dé la gana con su vida, porque para algo son tan ciudadanos españoles como yo. Y al que no le guste, que se fastidie. Y si alguien se atreve a meterse en su vida, tendrán todo el derecho a contestarle: "Métase Vd en sus cosas, que de mi vida me ocupo yo".

En el fondo, quien se queja de esa forma de los musulmanes está diciendo que los musulmanes no son españoles ("no se integran (con NOSOTROS)", "no observan NUESTRAS costumbres", "no comparten NUESTROS principios"). En el fondo, están implicando que SU manera de ser español (la del que profiere la queja) es la "correcta" y que la de los musulmanes no.

Pero no es así. No hay una forma "correcta" de ser español, más allá de respetar la Ley. Y mientras se respete la Ley, las costumbres de un ciudadano español de religión musulmana serán tan NUESTRAS como las de cualquier otro ciudadano.

Mírenlo de esta manera: si yo, ciudadano español de pura cepa, decidiera mañana convertirme al Islam y salir a pasear con chilaba por la Gran Vía, ¿alguien va a venir a hacerme exámenes de integración o a pedirme cuentas de mis costumbres, cuando hasta ahora nadie me ha hecho tales exámenes ni me ha pedido tales cuentas? ¿Pero con qué derecho iban a hacerme eso, oiga? ¡Pues solo faltaba!

@ldpsincomplejos

0
comentarios

Herramientas