Menú
Luis Herrero

El túnel

¿De verdad quiere Pablo Iglesias condenar a su partido a otra hemorragia electoral que le acerque aun más a la irrelevancia política?

Luis Herrero
0
Luis Herrero - El túnel
Pablo Iglesias | Archivo

En los últimos días he dado por hecho que la formación del Gobierno era pan comido y algunos amigos, de sensatez contrastada, se han lanzado sobre mí para decirme que me equivoco. Mi error —aseguran— es dar por hecho que Pablo Iglesias acabará aceptando el trágala de Sánchez de dejarle fuera del consejo de ministros. Yo no concibo que el líder podemita lleve su obstinación ministerial hasta sus últimas consecuencias (lo que obligaría a repetir las elecciones), pero debo ser de los pocos. Este lunes se dan a conocer datos demoscópicos interesantes. Si tuviéramos que volver a votar, Unidas Podemos perdería 8 escaños y el PSOE ganaría 7. ¿De verdad quiere Iglesias condenar a su partido a otra hemorragia electoral que le acerque aun más a la irrelevancia política?

En busca de pistas que me permitan dilucidar si ando tan errado como afirman mis amigos, este fin de semana me he zambullido en la lectura de todas las informaciones periodísticas —muchas— que han abordado el estado de la cuestión. La coincidencia es unánime: ni Sánchez ni Iglesias parecen dispuestos a dar marcha atrás en sus respectivas posturas. Ambos afirman que no juegan de farol. A la hora de contarlo, además, se ve que algunos periodistas han bebido en fuentes idénticas. "Sánchez e Iglesias jugaron a fingir que no veían el elefante que tenían en la habitación", he leído en El País. Y el analista de La Vanguardia escribe: "El elefante lleva dos meses cómodamente instalado en el centro mismo de la habitación. La concurrencia habla sin verse, tapada por el tamaño del animal, pero nadie lo menciona".

Para que no haya dudas, los dos medios aclaran a continuación que el paquidermo que pisotea la alfombra y se come el ficus es el deseo de Iglesias de tener un asiento en el banco azul. Un deseo que, según leo en El Mundo, merece el veto unánime de la cúpula del PSOE. Sánchez no está solo. Tiene detrás a todos los suyos. El consenso es unánime: Iglesias no es de fiar. Leamos el periódico que leamos, la idea de que Ferraz tiene muy claro que la presencia de Unidas Podemos en el Gobierno sería un grano en el culo de Sánchez aparece reflejada con toda nitidez. Pocas veces se describe un paisaje informativo de forma tan coincidente.

Leo en El País: "La sentencia del juicio del procés será un momento cumbre de los próximos meses. Si Iglesias estuviera en el Gobierno, ¿la acataría sin criticarla? ¿Se mostraría favorable a un indulto? ¿Visitaría a Oriol Junqueras en la cárcel como hizo hace unos meses?". Leo en El Mundo: "Pedro no quiere a Iglesias en el Gobierno por una razón fundamental de desconfianza. No completa la mayoría absoluta, no garantiza la estabilidad. Haría gestos y numeritos todos los días, sería un elemento de desequilibrio interno y dificultaría mucho la negociación con otros partidos". Leo en La Vanguardia: "Hay consenso sobre el perfil partisano del líder de Podemos, político aguerrido que optimizaría su visibilidad pública en el consejo de ministros. Un tabú para el PSOE".

Añadamos a este pliego argumental la convicción demoscópica de que Sánchez tiene poco que perder y mucho que ganar si se repiten las elecciones y llegaremos a la conclusión cartesiana —clara y distinta— de que no serán los socialistas quienes den su brazo a torcer en su pulso con los podemitas. La cuerda siempre se rompe por el lado más débil y parece claro que la debilidad, en este caso, está en el lado de Iglesias. Por eso me inclino a pensar que al final será él quien se apee del burro. Sin embargo, empiezo a admitir que puedo estar equivocado. Si Podemos se conformara con los segundos niveles de la Administración —me explican—, Iglesias estaría aceptando una posición subordinada condenada a ejecutar, sin más, las políticas diseñadas por los ministros del PSOE. Eso no lo aprueba nadie dentro de Podemos.

Parece ser que las terminales podemitas en las redes sociales han comenzado a tejer un clima de opinión que propicie el rechazo a la oferta que Sánchez le trasladó a Iglesias en su encuentro del lunes pasado. Si las bases dicen "no", la posición del partido quedará fijada de forma irreversible y el choque de trenes hará inevitable la convocatoria de nuevas elecciones. ¿Y qué pasaría en tal caso? Pues, si las encuestas tienen razón —mi gozo, en un pozo—, nada de nada. Todo seguiría igual. Yo creía que unos nuevos comicios ajustarían los márgenes para configurar mayorías sin dependencias separatistas, pero todo indica que mi optimismo carecía de fundamento.

Sánchez moviliza ahora —sin ERC, Bildu y Junts— 173 escaños. Si hubiera que volver a las urnas, según Gad 3, tendría que conformarse con 172. Uno menos. Las llamadas tres derechas, por su parte, pasarían de 147 a 152. Cinco más. El paisaje de fondo sería el mismo. Los independentistas seguirían teniendo la sartén por el mango y dentro de unos meses volveríamos a la casilla de salida. Por mucho que nos duela, aún no hay luz al final del túnel. Tendremos que acostumbrarnos a la oscuridad.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation
    España Baila Flamenco