Menú

El ponente apunta

0
En la vista de esta mañana no ha habido intervenciones ni testigos espectaculares, pero ha sido una jornada que puede ser decisiva para la futura sentencia. Por segunda vez en este juicio, el ponente ha querido conocer con detalles cómo actuaba el Ministerio del Interior ante gastos extraordinarios. El ponente, que siempre actúa en un discreto segundo plano (el primero es para el presidente de la Sala) ha pedido más explicaciones a un testigo que puede ser clave en la sentencia: el interventor de Hacienda que revisaba las salidas de dinero del Ministerio de Interior.

Con mucha mano izquierda y con argumentaciones didácticas, el ponente ha conseguido que el interventor de Hacienda le confirmara lo que el juez quería oír; el testigo ha manifestado que ante gastos extraordinarios e imprevistos, no era necesario meter mano en la cuenta de los fondos reservados; eso lo sabe muy bien el ponente porque a principios de los 80 este juez trabajaba en el departamento jurídico de Interior. Probablemente recuerda muy bien que en la Administración era muy habitual "trabajar a débito"; los proveedores se fiaban de que más pronto o más tarde la Administración les pagaría.

Con la fina ironía que le caracteriza, el ponente Arturo Beltrán ha dejado claro que los policías nunca se quedaban sin patrullar por falta de dinero para las dietas o el combustible del coche. La intervención del ponente apenas ha durado cuatro minutos pero Beltrán ha dejado claro que ante una situación extrema o un gasto imprevisto, los responsables de Interior podían elegir otras vías de financiación distintas a la de los fondos reservados.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation