Opinión
Noticias y opinión en la red
Gabilondo-Cospedal

Es amor

Pese a los discretísimos resultados de audiencia, no se puede negar que las entrevistas de Iñaki Gabilondo en CNN+ tienen aún cierta repercusión política. De hecho, últimamente por su programa han pasado personajes como Gómez Bermúdez o Esperanza Aguirre y siempre se ha podido extraer alguna perla. 

El jueves por la noche estuvo Dolores de Cospedal. Como publica Libertad Digital, la parte más destacable de la entrevista fue el acuerdo entre ambos interlocutores en que la culpa de Gürtel fue de Aznar. Como han podido leer, Cospedal llegó a decir que cuando el PP gobernaba pudo haber cierta dejación en relación a los asuntos del partido y que desde que está Rajoy ya no se contrata con esta gente. En una sola respuesta, los que presentan los ocho años de Gobierno de Aznar como su principal garantía para volver a gobernar, le echan la culpa de la corrupción popular al causahabiente de dicha herencia. Pero es que tampoco es muy cierto que la limpia se haya producido con Rajoy, sino más bien lo contrario; tesoreros, senadores, diputados, alcaldes y cargos con cuentas conjuntas han seguido en sus posiciones, en algunos casos hasta que no se ha levantado el secreto de sumario. Otras, ahí siguen aspirando a la secretaría general. 

Pero no fue éste el único episodio en el que la señora Cospedal se mantuvo impasible –cuando no colaboradora– ante los ataques del periodista a una parte del PP. Con la cara que te da ser de izquierdas pero vivir como si fueras de derechas, el presentador reprochó al PP la falta de decencia de ciertas conversaciones privadas que han sido publicadas y recordó que el PP no debía haber generalizado al identificar socialismo y corrupción. Sorprende que la secretaria general del PP no refrescara la memoria de los espectadores con aquello de "¡dramatizar nos conviene mucho!; sí, sí, os conviene muchísimo". Igualmente, podía haberle recordado a don Iñaki que si generalizar está feo, que El País diga que la corrupción está en el ADN del PP, está regular. Pero el colofón vino cuando le recordó lo de las acusaciones sobre las presuntas escuchas, con la playa de fondo, una cañita de la Cruz del Campo, el Delial y la barca Sevylor hinchable; el maestro le preguntó: "¿A qué no se debe acusar sin pruebas?". Seguro que algunos de ustedes están pensando en tipos rasurados y con varios calzoncillos; a la señora Cospedal se le olvidó.

 No se entiende que la representante del PP quiera fumar la pipa de la paz con lo que ellos consideran el principal grupo de comunicación de España, teniendo en cuenta que ese grupo se ha dedicado a darles cera por este asunto como si no costara o como si la fueran a prohibir mañana. Ni siquiera tuvo la intención de defenderse y mira que tuvo oportunidades para ello. Pero allá el PP con sus cosas. En definitiva, qué bonito es el amor, más que nunca en primavera. Que se besen, pero que no le echen la culpa Aznar.


Acceda a los 6 comentarios guardadosClick aquí