Menú
Maite Nolla

Esperando nada

Es un error pensar que la economía acabará con Zapatero. El PP puede convertirse en un partido que se pase la legislatura esperando nada.

Maite Nolla
0
Gran polémica nacional-deportiva. Dice la vicepresidenta Fernández que no hay que mezclar política y deporte. Sucede que el partido de dos de sus ministros, de la vicepresidenta del Congreso, la entrañable y prescindible Tere Cunillera, y de porrones y porrones de secretarios de estado y directores generales, empezando por la maravillosa Maravillas Rojo, subvenciona una idea independentista que todos los partidos nacionalistas han aceptado y que es la de las selecciones deportivas propias distintas de las españolas. Y como no hay que mezclar deporte y política, el socialismo abona a los promotores de tal idea un arrendamiento millonario en el paseo de Gracia. Pero de esto ni habla el líder del PP, ni la presidenta del partido en Cataluña le insta, le exige o le emplaza a que lo haga, en su tono habitual, tan vehemente; y no digo yo que no obtuvieran rédito de una puyita bien puesta, aunque sólo fuera porque Zapatero se ha nombrado ministro de Deportes.

A ver, Maite, no se nos ande por las ramas, ¿o ya no dice nada usted del PP de Cataluña después de la campaña contra la Ley de Educación? Pues sí, y me parece muy bien; un poco pasada de rosca, en mi opinión, pero no está mal. Lo único, que no me lo creo. De hecho, su presidenta sigue ofreciendo un pacto a los convergentes a cambio de nada, es decir, quiere rendirse a uno de los principales autores de la ley. Con lo que, llegado el momento, si la presidenta y Mariano tienen que decidir entre pactar con CiU o seguir por la buena senda, elegirán pactar con CiU, porque una cosa y otra son incompatibles. Además, la señora presidenta en lugar de afear la conducta a su presidente y líder máximo por no decir nada de la ley de educación en el Debate sobre el estado de la Nación –cuando es una cuestión clave del estado de la nación–, vuelve a la simpleza propia de los nacionalistas de reprochar a los veinticinco diputados del PSC que no exijan a Zapatero que cumpla con Cataluña; traducido, significa que el PP de Cataluña tiene en materia de financiación el mismo discurso que el resto de los partidos nacionalistas. Pura comedia.

Definitivamente, esta semana Rajoy se ha caído con todo el equipo (expresión que ahora está muy de moda). Ni siquiera en materia económica, que es donde el PP se ha centrado obviando otras cuestiones espinosas, fue capaz Rajoy de ganarle la partida a Zapatero. Excepto el propio interesado, los asesores del interesado y la prensa afín al interesado, el que menos considera que Rajoy perdió una oportunidad. Yo creo que el motivo principal de la tibieza del discurso del líder de la oposición hay que buscarlo en el miedo pavoroso que tiene a las posibles respuestas del presidente. Para cualquier cuestión que tenga que ver con el nacionalismo catalán, Zapatero acusará al PP de anticatalán y de utilizar a Cataluña para ganar votos en el resto de España. Y Rajoy, en lugar de preparar una respuesta que en el Congreso sólo se atreve a dar Rosa Díez, decide que su camino no pasa por ahí. Y si le dice algo de los derechos sociales y del despido libre, se le cuelga el sistema.

Es un error fiarlo todo a una victoria en las europeas, aunque sea mínima, porque no va a provocar que se convoquen elecciones anticipadas. Igualmente, es un error pensar que la economía acabará con Zapatero. El PP puede convertirse en un partido que se pase la legislatura esperando nada.   

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios
    Acceda a los 4 comentarios guardados

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation
    España Baila Flamenco