Menú

Llegados a este punto

Maite Nolla

En 1992 el entrenador del Valencia, Guus Hiddink, se negó a empezar un partido porque en uno de los anfiteatros del campo del Valencia se colgó una bandera nazi. Por ese gesto, reconocido por todos, la Fundación Ernest Lluch le otorgó un premio en 2002. (Volver)
srZaphod dijo el día 24 de Mayo de 2012 a las 02:56:21:

El señor Roderik parece no haber caído en la cuenta de la contradicción que supone lo que ha dicho, puesto que se trata de la copa del Rey. Si se optara por alguna de sus "soluciones", habría que, directamente, eliminar este campeonato. Ni siquiera valdría cambiarle el título a "copa nacional", en lugar de "copa del Rey", porque, según él, tampoco habría que tocar el himno nacional. Sencillamente, la única opción posible para sus taimadas o bien inguenuas palabras sería eliminar el campeonato.

Efectivamente, aquí tenemos otra vez el repetitivo problema de la "impertinencia" política por parte de quien no debiera, y, también otra vez, la indulgencia y los oídos sordos de quien tendría que decir algo al respecto. Sin embargo, en mi opinión, estando de acuerdo en que ante tales actos se habría de suspender el partido -puesto que está claro que la afición no quiere ni al Rey ni a la nación, ni por tanto el campeonato, lo cual produce cierta contradicción porque se supone que van a animar a los jugadores- antes de que el partido se jugara deberían representantes de sendos equipos, o representantes de los clubes, pedir a su afición la deportividad de respetar los actos del evento y respetar así el campeonato y el sentido de su partido; de lo contrario ponen de manifiesto que están de acuerdo con el boicot.
Sí, el club no es representante de la afición, pero es quien la trae, y si no está de acuerdo con estos actos antideportivos debería pedirle a su afición el debido respeto; si no lo hace, entonces está de acuerdo, y en ese momento quien tenga la decisión en su mano deberá anunciar la susodicha suspensión.

Roderik dijo el día 23 de Mayo de 2012 a las 21:00:09:

La solución más obvia sería consensuar con los dos clubs finalistas una modificación en el reglamento del partido, de manera que:
1) No se tocara el himno nacional, sino los himnos de ambos clubs.
2) No presidiera el partido ningún miembro de la familia real, ni tampoco ningún alto cargo político, sino un alto cargo deportivo (el presidente de la Federación Española de Fútbol, por ejemplo).

Claro que muchos saltarían clamando contra la "vergonzosa capitulación ante los separatistas". La otra solución, casi tan obvia como la anterior, sería dejar a los hinchas que se desahoguen a gusto: que silben, griten, le den la espalda a quien quieran, canten las cancioncitas que quieran, etc. El fútbol es un espectáculo de masas, que sirve precisamente para el desahogo de las masas. Después del partido, el delegado del gobierno no tiene más que decir algo así como "aquí no ha pasado nada que no esté dentro la normalidad democrática". Y todos contentos.

ochocara dijo el día 23 de Mayo de 2012 a las 15:21:38:

Las elites nacionalistas están compuestas por políticos que no pueden competir con los demás políticos y se quedan fuera de los altos puestos. ¡Qué mejor, entonces, que montarte tu propio partido, donde ya puedes ser el jefe! Ahora necesitas un sustrato social: gente que te vote.

¿Cuál es ese sustrato social? Toda persona que le guste oír que la razón de su malestar es que el sistema es malo e injusto y que hay que romperlo para crear otro donde tú estés bien posicionado.

Que el sistema sea justo o injusto es subjetivo. Para aquellos a los que les va bien, será justo. Para aquellos a los que no les va tan bien, será injusto. A partir de aquí, todo depende de las mayorías sociales.

Es evidente que un país con un 25% de paro oficial (que puede ser un 30% real) y un 20% de trabajadores que no ganan para antenerse a sí mismos es un caldo de cultivo ideal para todo movimiento antisistema.

Pues eso: que con estos porcentajes de misera social que garantizan el desastre -y con mucha violencia- nosotros andamos dándole vueltas a una pitada. No cabe duda de que hay gente que vive muy bien en su mundo de Yupi...

Amagi24 dijo el día 23 de Mayo de 2012 a las 14:55:04:

No conozco a los señores a los que se refiere la Sra. Nolla, pero creo que es un exceso insinuar que las banderas proetarras sean amparadas por el Sr. Bielsa o el Sr. Guardiola. En cuanto al Sr. Hiddink es lógico que mandase retirar una bandera nazi, su padre fue miembro de la resistencia en la segunda guerra mundial, prestando ayuda a familias judías e incluso formando parte de los enlaces locales de apoyo de la fallida operación aerotransportada aliada Market Garden en 1944.

Creo que el artículo no entra en la cuestión de fondo que es la utilización del deporte por parte de los políticos para esconder sus propias miserias:

- Primero la del oportunismo de los separatismos y soberanismos (de izquierda y derecha) siempre apelando a los sentimientos para ocultar su propia impotencia política.

- Segundo la del oportunismo de la Sra. Aguirre que, incluso a riesgo de poner en dificultades a dirigentes de su propio partido y de excitar a los que no pitarían ni a la monarquía ni al himno nacional que son a los que debería haber dado publicidad, desvía la atención sobre tres graves asuntos de su responsabilidad de los que no ha dado explicaciones convincentes: el alboroto educativo, la duplicación del déficit del año 2011 en la Comunidad de Madrid y la nefasta gestión de Caja Madrid (entidad tricentenaria, antiguo orgullo de los madrileños) que tuvo que transformarse en Bankia para finalmente ser nacionalizada.

Los políticos (y muchos ciudadanos) deberían entender que el patriotismo es algo más que una sobreactuación simbólica.

Saludos.

1MA dijo el día 23 de Mayo de 2012 a las 11:31:32:

Sí, se debe suspender

pmam4591 dijo el día 23 de Mayo de 2012 a las 09:55:55:

Maite, como casi siempre ha estado sembrada.
Efectivamente como los constitucionalistas o patriotas llevamos 30 años sin hacer nada ante las provocaciones separatistas , así nos luce el pelo.
Europa nos echará del euro, no por economía, sino por ser un país díscolo en lo político. Un país que ya no es país y una sociedad timorata y acomplejada ante los separatistas.La sociedad catalana es la más acomplejada de españa, no hace falta más que escuchar conversaciones de la ciudadanía. Por ejemplo, el matrimonio charnego que le habla en catalán a los hijos. Eso es complejo y una sociedad acomplejada no avanza.
O reaccionamos sobre todo desde Cataluña y Vascongadas o acabaremos muy mal por la presión y dictaduras nacionalistas que se padecen en Cataluña, Vascongadas y en parte en Galicia y Baleares.
Un saludo desde BCN

Ferminat dijo el día 23 de Mayo de 2012 a las 08:53:55:

¿Dónde estabas Maite? Te hemos echado de menos.

Criti_Ca dijo el día 22 de Mayo de 2012 a las 23:15:04:

Maite, otra opción sería que sancionaran a los equipos. Es un acto racista abuchear a un jugador negro, y se cierran campos. Pues abucheando a más de 40M de habitantes de un país, es algo equiparable.

Sabes que aquí en Cataluña se ponen como motos si tocan algún símbolo catalán, pues entenderán que se les sancione por tocar los símbolos de todos los españoles.

« 1 »