Menú
Maite Nolla

Nota aclaratoria sobre la abstención

Por más que Zapatero o Álvaro Cuesta se pongan estupendos y hablen de lo demócratas que son y de que tienen un montón de principios, la clase política en Cataluña han expulsado intencionadamente del sistema a la mitad de los que pueden votar en Cataluña.

Maite Nolla
0

Ay amigos, ¡la demoscopia! ¡Ese misterio! Esa auténtica ciencia oculta. Sin embargo, sobre las encuestas y las votaciones todo el mundo da por buenas algunas cosas; algo así como el método de las cabañuelas, pero para las elecciones.

Una es que España es un país de izquierdas y que la derecha solamente puede ganar si la izquierda, que es mayoritaria, no va a votar; en definitiva, que la abstención favorece a la derecha. Yo, aunque esté metida en el mundo político, hay muchas cosas sobre las que no tengo ni idea y una de ellas es la demoscopia, el estudio del voto y sus circunstancias. Lo que si puedo hacer es comentar las cosas que se dicen y las que pasan.

Este fin de semana, los guionistas del candidato Zapatero le han sugerido que vaya a por todas con lo de la abstención. Que si el PP quiere la abstención porque no cree en la democracia, que si la abstención es el voto triste y él defiende la alegría, que si el PP es como Batasuna porque defiende la abstención. Hasta han vuelto a engrasar a Felipe González.

¿Realmente la abstención favorece a la derecha? Pues aquí, en oasisland, en Cataluña, no; favorece a los socialistas. Ya les he dicho que no hay que ser una experta para comprobar lo siguiente:

  • El nuevo estatut de autonomía de Cataluña, proyecto estrella de los socialistas en Cataluña –de hecho no hicieron otra cosa en tres años– fue aprobado en verano de 2006 aunque la abstención fue, más o menos, del cincuenta por ciento. Nadie se dio por aludido; el resultado vale, y punto.
  • En las elecciones autonómicas de noviembre de 2006, la abstención fue del 43,96%; la Generalitat para Montilla.
  • En las elecciones municipales de 2007, en Barcelona, donde la alcaldía quedó en manos de Jordi Hereu, socialista, la abstención fue del 48,75%. En Lérida, con mayoría absoluta del socialista Ángel Ros, la abstención fue del 48,20%. Todos los datos están publicados en la página de la Generalitat, que no me los invento.

Por más que Zapatero o Álvaro Cuesta se pongan estupendos y hablen de lo demócratas que son y de que tienen un montón de principios, los poderes públicos en Cataluña y la clase política han expulsado intencionadamente del sistema a la mitad de los que pueden votar en Cataluña. Y les va muy bien. Si en Cataluña las cosas cambiasen y la participación fuera del 70%, la clase política catalana se tiraría de los pelos; a ver quién sería capaz de controlar eso.

Esto sí es paridad; la mitad vota, la mitad no vota.


En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation
    España Baila Flamenco