Menú

Palos de ciego

Maite Nolla

Si los partidos utilizan las elecciones europeas para hacer limpieza –lo que Alfonso Arús llama Mierdas las justas– y para jubilar doradamente a los políticos que no quieren en primera línea, el votante tiene todo el derecho a quedarse en casa. (Volver)
almufrai dijo el día 19 de Abril de 2009 a las 12:57:22:

Con respecto al bipartidismo: sólo es admisible si hay listas abiertas y el funcionamiento interno de los partidos es democrático. Si los grandes partidos españoles siguen funcionando a base de dedazos y listas únicas (ejemplo paradigmático el PP de Rajoy, ahora, por lo visto, "única alternativa"), merecerían desaparecer y que surgieran otros nuevos (proceso que ya se dio en Italia en los 90 pero para el que aquí parece que no estamos maduros).

raspeig dijo el día 18 de Abril de 2009 a las 17:29:34:

No me vale lo que me quieren vender los políticos que dicen nos representan en el Parlamento Europeo de "Si no votas, no tienes derecho a criticar". Tengo todo el derecho a criticar que me otorga el pagar todos los impuestos que los gobiernos, sea autonómico o central, me obligan a pagar. Entiendo que con mi voto legitimo a los representantes de un partido político, para que, al fin y a la postre es lo que hacen, hagan lo que les sale de las pelotas; ya sea dar dinero a diestra y siniestra, dinero de los impuestos, ya sea pagar estudios que hacen los amigos y que no sirven para nada, imponer una educación para la ciudadanía que va a dejar lisiada mentamente a mucha gente, servirse de las leyes que ellos mismos hacen para legitimar el aborto, etc.etc. Vistas las cosas, me quedaré en mi casa escuchando música cada vez que haya elecciones, mientras el patio del vecindario político siga así.

Bocanera dijo el día 18 de Abril de 2009 a las 05:58:12:

Si, Maite, en casa nos quedaremos, pero no tan solo en estas elecciones, sino en todas las que vengan de aquí en adelante, porque ya está bien de hacer el gilipollas, y en lugar de otorgar un voto estamos dando un pasaporte a la opulencia y la “dolce vita” a unos individuos que en muchos casos valen para políticos porque no sirven para otra cosa. Se acabó. O follamos todos, o la puta al río. Si no tengo parte en el pastel, que los voten los jóvenes cuando se retiren del botellón, o las beatas cuando salgan de misa, que a mí no me toma el pelo nadie más. Saludos.

« 1 »