Menú
Maite Nolla

Ya no eres un gato, eres una rosquilla

¡Plan E, Plan E!: como Alf, el alienígena acogido en régimen de pensión completa por una familia americana, que para intentar zamparse al gato –producto muy apreciado en su planeta de origen– intentaba hipnotizarlo y hacerle creer que era una rosquilla.

Maite Nolla
0

La última de nuestro querido presidente del Gobierno, la presentación del milagroso Plan E, es otro ejemplo del extracto de aire caramelizado que suele servirnos y enlaza con alguna oquedad anterior. Supongo que recuerdan la frase aquella de que Zapatero iba a conseguir que el Congreso fuera el centro de la vida política española. Aquello no significaba nada y cuando se ha puesto en práctica, menos aun.

Menos mal que Zapatero orientó su política al pleno empleo, que si no estaríamos hablando de cuatro o cinco millones de parados. El caso es que después de conocer que España cuenta con más de tres millones de parados, Zapatero nos intenta hipnotizar con su nuevo Plan E; como si fuera Magín el Mago, uno de los malvados de Mortadelo y Filemón, nos dice que le miremos a los ojos y que repitamos con él: ¡Plan E, Plan E! O como Alf, el alienígena acogido en régimen de pensión completa por una familia americana de clase media, que para intentar zamparse al gato –producto muy apreciado en su planeta de origen– intentaba hipnotizarlo y hacerle creer que era una rosquilla. Después de la hipnótica intervención zapateril en el vídeo colgado en internet aparece un pobre incauto –ya sé que es un actor, pero síganme el rollo– y dice que aunque está parado, está contentísimo porque el Gobierno va a dar dinero a los ayuntamientos del Maresme para que él se pueda colocar. Teniendo en cuenta las prácticas habituales del PSC en otras administraciones, lo más seguro es que externalicen el servicio a favor de un encofrador del PSC y no solucionemos nada.

La cosa es que el señor presidente se ha negado a dar cuenta en el Congreso del súbito engorde de las listas del paro, desmintiéndose a sí mismo, nueva y mismamente. Y el que ha hecho de escudero del presidente ha sido Ramón Jáuregui, con una argumentación increíble, viniendo del personaje. El diputado socialista ha echado mano de la historia para reprochar al PP que "no arrime el hombro" como, según él, hizo el PSOE desde 1980 hasta la fecha. Jáuregui incurrió en algunas imprecisiones, como que en el año 2000 el PSOE apoyó al PP en la lucha antiterrorista; un error, cuando ha quedado probado que mientras Zapatero firmaba el Pacto por las libertades y contra el terrorismo, la facción nacionalista del PSE ya se entrevistaba con Otegi y compañía. Tampoco parece que durante la segunda mitad de la última legislatura de Aznar el PSOE arrimara mucho el hombro, sino que, más bien, se tiró a la yugular, para seguir con el símil. En su intervención estuvo acompañado de un diputado del PSC, motivo que explica que Jáuregui se olvidara de las veces que el PSOE, más que arrimar el hombro, metió el cazo.

No esperen una respuesta excesivamente contundente de la oposición, o es que no se enteran ustedes de que "hemos cambiado". Yo no creo que a este Gobierno haya que arrimarse mucho, sino más bien todo lo contrario. En la segunda mitad de este año, la economía no mejorará y visto lo visto, igual Corbacho se tiene que embaular lo de que no vamos a llegar a cuatro millones de parados. Pero no hagan mucho ruido que este Gobierno caerá como fruta madura; menos si no cae.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation
    España Baila Flamenco