Menú

La crisis que sólo ven los ecologistas

Ocurre lo contrario a lo que la intuición nos sugiere: las reservas comerciales de petróleo van aumentando año tras año mientras más se consume y más aumenta el precio

1
En una famosa apuesta en 1980, Julian Simon apostó 1.000 dólares al famoso biólogo y ecólogo nihilista de la Universidad de Stanford Paul Ehrlich, quien predecía un futuro de escasez generalizada. Apostó que los cinco recursos naturales que escogiera Ehrlich, en 10 años bajarían de precio, descontando la inflación. Ehrlich escogió el cobre, cromo, níquel, estaño y tungsteno. Simon ganó la apuesta.
 
En los años 60, Ehrlich había augurado que para el año 2000 Inglaterra ya no existiría. Hoy, alarmistas pronostican calamidades parecidas, pero siendo más cautelosos fijan la fecha más allá de su expectativa de vida. El célebre Club de Roma, en su famoso informe "Los Límites del Crecimiento", en 1972, pronosticó que el mundo se quedaría prácticamente sin recursos naturales para el año 2000. El informe "Global 2000" del gobierno de Carter pronosticó en los años 70 un mundo desolado para el año 2000.
 
Nuevo León, estado en el norte de México, tiene inmensas reservas de gas, pero lo importan de EE.UU debido a su restrictiva política ecológica. Las reservas de carbón en EE.UU son inmensas, pero por políticas medio ambientales se explotan relativamente poco. No es porque ensucie el ambiente, pues hoy día se puede quemar limpio. En Alaska hay enormes reservas de petróleo, pero por lo mismo, por inexplicables presiones de los ecologistas no lo aprovechan.
 
Hace unos meses estuve en Sun Valley, Utah, un refugio de descanso y deporte de izquierdistas millonarios, que algunos llaman "Gulfstream socialists", por la cantidad de lujosos jets privados que se ven en su pequeño aeropuerto. Allí tiene una casa John Kerry, o mejor dicho, su esposa. En una conferencia oí advertir al conferenciante que diría una herejía, y la dijo en voz baja: "un día de estos EE.UU tendrá que recurrir a la energía atómica si quiere tener aire acondicionado en el verano y calefacción durante el invierno". Según expertos, la energía atómica es la más barata, la más limpia y la menos peligrosa, pero por política cuestiones ecológicas nihilistas se utiliza poco.
 
Mientras tanto, nuevamente descubren la ley de consecuencias no intencionales, pues para economizar petróleo instalaron cientos de grandes molinos de viento que mata a los pájaros para generar muy poca electricidad.
 
Aparentemente es difícil entender que ni el petróleo ni el carbón ni ningún otro recurso se va a acabar. Ocurre lo contrario a lo que la intuición nos sugiere: las reservas comerciales de petróleo van aumentando año tras año mientras más se consume y más aumenta el precio. Esto se debe a que las reservas dependen del precio: a precio bajo, muchos yacimientos y los pozos ni siquiera se califican como comerciales, pero de inmediato se convierten en reservas comerciales si el precio sube. Inclusive, hay muchos pozos que se están rehabilitando debido a los altos precios actuales. Lo mismo pasa con todos los demás recursos: a medida que prioridades exigen pagar más para adquirirlo, el precio sube y se eliminan usos marginales, mientras que depósitos que antes no eran económicos se tornan rentables. Simultáneamente, la tecnología disminuye los costes de producción y transporte, lo cual aumenta las reservas comerciales, que al fin y al cabo son las que importan. Así que no pierda el sueño, estimado lector, hay petróleo para rato.
 
Lo que no debemos hacer es dilapidar energía, por ejemplo, en la producción de hidrógeno que a su vez nos dará menos energía de la que se consume en su elaboración. O subsidiar, a sacrificio de usos que agregan más valor, el uso de tierra y otros recursos para la producción absurda de gasohol (combinación de gasolina y etanol). El coste de oportunidad de los recursos empleados sería enorme.
 
© AIPE
 
Manuel F. Ayau Cordón es Ingeniero y empresario guatemalteco, fundador de la Universidad Francisco Marroquín, fue presidente de la Sociedad Mont Pelerin.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios