Menú
Manuel Llamas

El canario en la mina de carbón

El riesgo de que se reproduzca un proceso inflacionario en el futuro reside en el posible colapso del dólar, divisa sobre la que se sustenta el sistema monetario vigente desde el abandono de Bretton Woods.

Manuel Llamas
0

El precio de la onza de oro cerró este martes a 1.000,75 dólares en el mercado de Londres, y durante la jornada llegó a rozar su récord histórico alcanzado el pasado marzo, cuando llegó a cotizar a 1.032 dólares. En lo que va de año, el precio del oro se ha incrementado un 13,6%. Su constante revalorización es una señal inequívoca del temor a una futura inflación como resultado de las inéditas políticas monetarias aplicadas por los bancos centrales para rescatar al sistema financiero internacional del "colapso".

El metal amarillo es el activo refugio por excelencia. El objetivo de todo inversor no sólo estriba en ganar dinero haciendo trabajar su capital sino, como mínimo, no perder poder adquisitivo, manteniendo en la medida de lo posible el valor de su inversión. Pues bien, la inflación es el gran enemigo del capitalismo. El miedo al aumento de precios o, lo que es lo mismo, la devaluación de la moneda, se refleja casi de forma automática mediante una subida en el precio del oro. Actúa a modo de chivato, como el canario enjaulado que se empleaba antaño en las minas de carbón para advertir de la existencia de gases tóxicos y mortales.

Y es que, el mismo día en que la onza de oro superaba la barrera psicológica de los 1.000 dólares, el dólar alcanzó su valor más bajo en lo que va de año. Así, el euro se revalorizó frente al dólar en el mercado de divisas de Fráncfort hasta marcar su nivel más alto desde diciembre de 2008. Hoy, la moneda europea se cambiaba a 1,4515 dólares.

En la dura crisis de los años 70, el oro llegó situarse en 850 dólares tras dispararse un 2.400%, en medio de un intenso aumento de precios. En la actualidad, el riesgo de que se reproduzca un proceso inflacionario en el futuro reside en el posible colapso del dólar, divisa sobre la que se sustenta el sistema monetario vigente desde el abandono de Bretton Woods, el último anclaje con el patrón oro.

Al carecer de respaldo real, el valor del dólar depende, en última instancia, de la capacidad del Tesoro de EEUU para colocar sus bonos y refinanciar su abultado endeudamiento. El Gobierno norteamericano y la Reserva Federal han puesto toda la carne en el asador con el fin de combatir la mayor crisis económica desde la Gran Depresión. Sin embargo, tales medidas de choque tienen graves efectos secundarios. El estallido de la deuda pública podría provocar el derrumbe del dólar.

Éste y no otro es el gran temor de China, principal acreedor de EEUU, desde hace meses. La monetización de deuda pública por parte de la Reserva Federal, empleando sus activos para comprar bonos del Tesoro, amenaza con desencadenar la caída del billete verde, por lo que China ha comenzado a reorientar su política de reservas en divisas extranjeras. El gigante asiático posee más de dos billones de dólares en bonos de EEUU.

Además de diversificar sus reservas en otras divisas, "el oro es definitivamente una alternativa, pero cuando compramos, el precio sube. Tenemos que hacerlo con cuidado para no estimular los mercados", según admitió recientemente un alto funcionario de la jerarquía comunista china.

El problema es que China tendría que adquirir el mismo volumen de deuda estadounidense que el pasado año para que el Tesoro pueda colocar su emisión de bonos. Si las autoridades de Pekín comienzan a desconfiar del dólar el riesgo de impago (default) dejará de ser una mera especulación para convertirse en la peor de las pesadillas.

Si el origen de la actual crisis estriba en la expansión del crédito propiciada por la Reserva Federal, las recetas monetarias aplicadas por estos mismos organismos podrían dar al traste con la ansiada recuperación económica que ha comenzado a propiciar el mercado tras el pinchazo de la burbuja inmobiliaria en EEUU.

No obstante, tal y como advierte el profesor Jesús Huerta de Soto, "a partir de que la economía norteamericana saliera de su última recesión en 1992, la Reserva Federal comenzó a orquestar una tremenda expansión crediticia que ha hecho crecer la masa monetaria en forma de billetes y depósitos (M3) a un ritmo próximo al 10% anual (lo que equivale a duplicar en cada periodo de 6 a 7 años el volumen total de dólares que circula en el mundo)". Tal expansión, materializada en la concesión de crédito fácil, provocó un grave desequilibrio en toda la estructura productiva, dando origen a las famosas burbujas de activos.

Sin embargo, dándole al borracho que ya empieza a sentir la resaca más alcohol, "las probabilidades de caer en un futuro no lejano en una grave recesión inflacionaria aumentarán exponencialmente (este es el error que se cometió tras el crash bursátil de 1987, que nos llevó a la inflación de finales de los ochenta y terminó en la grave recesión de 1990-1992)". Y, en este sentido, cabe recordar que es la recesión inflacionaria, y no la deflación, el peor de los mundos posibles. Es por esto, y no por otra causa, que los principales gobiernos planean no sólo reformar el sistema financiero sino también el sistema monetario internacional, ante su posible quiebra.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios