Menú
Manuel Pastor

El candidato veleta

Con la revelación de su compañero de candidatura, Obama confirma su congruente preferencia por el perfil elitista y patricio de la Costa Este: el millonario senador por Delaware Joe Biden, famoso por sus plagios y sus meteduras de pata.

Manuel Pastor
0

Aunque siempre he sostenido que existe un paralelismo entre los perfiles políticos de Zapatero y Obama, lo de "Obambi" no se me había ocurrido. El pasado 30 de junio la edición americana de la revista Newsweek ilustraba el carácter veleta (flip-flop) del candidato demócrata con poco disimulada satisfacción en la sección Conventional Wisdom Watch (página 8), a propósito de la decisión de Obama de prescindir de la financiación pública en su campaña: Obambi no more (no más Obambi).

En mi opinión, tras su gira europea ha quedado perfectamente claro por qué Obama no puede ganar: porque es el candidato de la ideología anti-americana, el nuevo Manchurian Candidate al gusto de la obsesión anti-americana de la izquierda (y alguna derecha) europea. ¿Recuerdan la lista de los "carismáticos" y favoritos de la izquierda en Europa: McCarthy, McGovern, Kennedy (Ted), Jackson (Jesse), Dukakis, Gore, Dean y Kerry? Todos se estrellaron. Algunos no llegaron ni a la nominación, y los que lo hicieron fracasaron frente a los candidatos republicanos (Nixon y los Bush). Carter en una elección y Clinton en dos ganaron la presidencia porque eran demócratas moderados. Ninguno fue jaleado por el anti-americanismo de los europeos.

Kerry fue en 2004 el último caso de arquetipo del candidato veleta con toda la gama de tics europeístas. En España un columnista sabiondo de ABC pontificó entonces: ¨Kerry puede ganar". Un ministro socialista, despistado, asistió a la fiesta electoral de la embajada norteamericana dispuesto a ser el primero en felicitar al Partido Demócrata y se llevó el chasco del triunfo de Bush. Resultó patético ver al citado columnista buscar votos para el candidato demócrata a altas horas de la noche electoral en una televisión pública. Este año ha sido más cauto, pero no oculta sus deseos. La cabra tira al monte: "Obama se perfila como vencedor..." (17-7-2008); "Un candidato que puede ser elegido, Barack Obama..." (31-7-2008).

Son algunos ejemplos (a la izquierda de ABC la obamanía es una epidemia) de lo que ya hace tiempo denominé, parafraseando al genial Tom Wolfe, "anti-americanismo chic", que frente a las tesis de Tocqueville, en términos de cultura política democrática, de la inevitable "americanización" de Europa, postula la necesaria "europeización" de América (Marx, Weber, Ortega). Un anti-americanismo disimulado por una aparente simpatía o empatía hacia los candidatos del Partido Demócrata (preferiblemente de perfil socialdemócrata, según el modelo elitista construido en torno a los senadores patricios del Este: Kennedy, Kerry, Dodd, Biden, etc.) pero que no puede ocultar un profundo desprecio hacia los intereses del electorado mayoritario de la América profunda, y particularmente hacia el Partido Republicano y el presidente Bush.

El brillante analista Thomas Sowell, también negro y educado en Harvard como Obama, pero a diferencia de éste un auténtico intelectual "post-racial", ha ido más lejos en su definición del "totalitarismo chic" de algunos intelectuales y políticos en Europa: "A lo largo del siglo XX, los supuestamente sofisticados europeos se las ingeniaron para crear algunas de las formas de Gobierno más monstruosas sobre el planeta (comunismo, fascismo, nazismo) en tiempos de paz. Además iniciaron dos guerras mundiales, las más sangrientas de toda la historia de la humanidad" (Libertad Digital, 10 de julio de 2008). Cree Sowell que los "sofisticados" europeos cometen hoy el mismo error que cometieron durante la Guerra Fría: despreciar a los "vaqueros" americanos (o como ha denunciado el Candidato Veleta, los "paletos" americanos obsesionados con la Biblia y las armas) y menospreciar el peligro totalitario. Es el mismo síntoma de esa enfermedad ideológica y psiquiátrica del anti-americanismo que detectaron sucesivamente los mejores intelectuales en la Europa de posguerra (Orwell, Aron, Maritain, Crosland, Marías, Revel...).

Volviendo al Candidato Veleta Obama/Obambi, tengo la sensación de dejà vu, de un fenómeno o pauta ya repetidos: McGovern vs Nixon, Carter vs Reagan, Dukakis vs Bush padre, Gore y Kerry vs Bush hijo... cuando las encuestas y la abrumadora mayoría de los medios de comunicación daban a los demócratas como ganadores durante las primarias y los veranos electorales que precedían al Día del Trabajo ("Labor Day"), que es cuando realmente comienza en serio la competición presidencial.

Quizás el que escribe peque de pensamiento desiderativo (wishful thinking), por sentirse más straussiano que weberiano, por desconfiar del relativismo moral y del behaviorismo sociológico, y asimismo dudar de la capacidad predictiva de las encuestas. En los debates presidenciales conoceremos el auténtico carácter de Obama/Obambi, y si es un producto del melting pot de la Civilización Occidental o un detritus del multiculturalismo y la Alianza de Civilizaciones. Valoraremos mejor su dudoso currículum político y su escasa experiencia internacional, su pasado de veinte años como "organizador comunitario" en la ciénaga de racismo y corrupción política de Chicago, de donde salieron también muchos panteras negras, teólogos negros de la liberación y líderes radicales negros como Louis Farrakhan y el propio Jesse Jackson, pero también un elevado número de gangsters, traficantes y terroristas.

A partir de hoy descubriremos si realmente Obama/Obambi es el senador más Izquierdista del Congreso de los Estados Unidos (así lo proclamó National Journal tras un riguroso análisis empírico en Enero de 2008), más izquierdista incluso que el senador socialista de Vermont, Bernie Saunders, y el producto más genuino generado bajo la sombra siniestra de George Soros y Move.On (el "partido en la sombra" lo califica David Horowitz). Es decir, si realmente representa un caso excepcional de candidato anti-sistema que rompería los esquemas del excepcionalismo americano, un auténtico Profile in Courage o, por el contrario, como sus modelos kenedianos diseñados por Theodore Sorensen, se trata más bien de mucho perfil y poco coraje, mera celebrity, esto es, un simple Candidato Veleta.

Con la revelación de su compañero de candidatura, Obama confirma su congruente preferencia por el perfil elitista y patricio de la Costa Este: el millonario senador por Delaware Joe Biden, famoso por sus plagios y sus meteduras de pata. El mayor gaffe de la campaña actual se debe precisamente a Biden, quien en 2007 dijo que Obama era el primer candidato afro-americano educado, articulado, brillante, limpio y guapo. La candidatura vicepresidencial es el mejor premio de consolación para un senador que fracasó estrepitosamente en sus aspiraciones presidenciales durante las primarias de 1988 y de 2008.

Manuel Pastor, director del Departamento de Ciencia Política de la Facultad de Ciencias Políticas de la Universidad Complutense de Madrid y presidente del Instituto de Investigación Conde de Floridablanca.

En Internacional

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation
    España Baila Flamenco