Menú
Manuel Pastor

El extraño caso de Marc Rich

Eric Holder asesoró a Obama para seleccionar el candidato a vicepresidente (el bocazas metepatas Joe Biden) y fue el responsable, siendo subsecretario de Justicia de Clinton, de negociar y formalizar el famoso perdón a Marc Rich y otros 139 delincuentes.

Manuel Pastor
0

Un extraño fenómeno entre la alta burguesía española durante los años finales del franquismo fue la fascinación de algunos de sus representantes con la Unión Sovietica y en particular con la KGB. En algunos casos esa fascinación estaba motivada por intereses comerciales con la Europa del Este, como efectivamente sucedió durante los gobiernos opudeístas de los Lópeces: en un viaje a Varsovia, muchos años después, me enteré de que el ministro López Bravo (RIP) o López Rodó, ya no me acuerdo bien cuál de ellos, había pagado millones de las antiguas pesetas por cazar bisontes en las estepas polacas, los últimos de la especie en el continente europeo.

Otro caso diferente era el de uno de los vástagos de la familia Garrigues, Juan (RIP), que tenía –creo– negocios con la Unión Soviética y fue promotor de la creación en España, durante los años de la Transición y la Junta Democrática, de la Asociación de Amigos de la URSS (en la sede de la Fundación Pastor, ¡en la mismísima calle de Serrano!), llegando a escribir y publicar en la prensa de Madrid un increíble artículo apologético de la personalidad de Félix Dzerzhinski, el fundador de la Cheka. Sobre este personaje también me contaron un chiste en Varsovia:

Pregunta: ¿Por qué Félix está considerado un héroe en Polonia? Respuesta: Porque es el polaco que ha matado más rusos.

Bien conocidos son la amistad y los trapicheos del empresario y presidente del Real Madrid, Ramón Mendoza (RIP), con el conocido periodista y agente de la KGB, Victor Louis, asunto sobre el cual la revista Cambio 16 llegó a publicar un amplio informe, aunque con algunos errores.

Más extraña y todavía no suficientemente investigada ha sido la biografía y las relaciones de un empresario y mecenas millonario español, Teodulfo Lagunero, con el PCE y en particular con Santiago Carrillo (¿recuerdan el año de la peluca?).

Aunque no tenía que ver directamente con la URSS y la KGB, resultó patética la última aparición pública notoria, antes de su fallecimiento, del ex presidente Leopoldo Calvo Sotelo, en el verano de 2007, anunciando la concesión del premio Príncipe de Asturias al ex vicepresidente de Estados Unidos y Premio Nobel Al Gore, el "Ecojeta". En ese momento ya era también público y notorio (o al menos Calvo Sotelo lo debería saber) que su carrera política había sido financiada por el agente de influencia de la Cheka-KGB en Estados Unidos, Armand Hammer ("El brazo con el martillo", símbolo del PC-USA), asunto sobre el que Antonio Golmar y un servidor publicamos un artículo, Las verdades inconvenientes sobre Al Gore, en La Razón (4-11-2007).

No hace mucho leí, con gran sorpresa, un artículo de Alfonso Ussía aparecido también en el mismo periódico (La nieta guapa, La Razón, 23-08-2008) sobre el presunto glamour de la relación entre el millonario Marc Rich y la nieta de La Pasionaria:

Todos los veranos –escribe Ussía– se descubre un romance interesante. El de este año no es otro que el que protagonizan el millonario por partida doble Marc Rich –un rico que se apellida Rich es un virtuoso de la coherencia– y Dolores Sergueyeva, nieta de Dolores Ibarruri, La Pasionaria.

(Obsérvese que la derecha siempre pone el artículo "La", mientras la izquierda escribe "Pasionaria"). En este caso, no se trata de un miembro de la alta burguesía. Ussía es un gran escritor satírico, miembro de la aristocracia española y asimismo es conocida y elogiable su lealtad al Rey. Pero en este caso creo que ha metido la pata espectacularmente, y de verdad lo siento por él, porque soy admirador de su estilo periodístico y comparto muchas de sus ideas. Su fascinación le lleva a ignorar que la única coherencia en el currículum empresarial de Marc Rich es su largo historial como delincuente político-fiscal y su antiamericanismo, que le llevó a renegar de su propia ciudadanía (además del dato anecdótico de que su apellido original no fuera Rich, sino Reich).

Ussía no es un caso aislado. En el periódico del gran admirador de Obama, Pedro J. Ramírez, también aparecieron al menos dos artículos de exaltación del glamour de la pareja Sergueyeva-Rich (Ana María Ortiz, El amor rico de la nieta de Pasionaria, El Mundo, 17-08-2008, y Carmen Rigalt, La noche de Dolores, El Mundo, 22-08-2008) y asimismo en la inefable revista Hola (no tengo a mano la referencia exacta) recuerdo haber visto este pasado verano fotos de la pareja en fiestas de la jet marbellí, incluso con la baronesa von Thyssen oficiando de anfitriona. El asunto es particularmente extraño y tóxico, porque entre los "amigos" de Rich estan destacados líderes laboristas del Gobierno de Israel y del Mossad (así como nuestro Rey, por cierto, ¿quién le aconsejó tan mal?) que intercedieron por él ante el presidente Clinton.

En 1991-92, el Committee on Government Operations de la Cámara de Representantes del 102 Congreso de los Estados Unidos realizó una investigación que sería publicada con el título The Strange Case of Marc Rich. Sobre este documento y otras investigaciones periodísticas paralelas (Copetas, Luccheti, Grimaldi, Isikoff), la fiscal y escritora Barbara Olson se basaría para el que iba a resultar su libro póstumo: The Final Days. The Last, Desperate Abuses of Power by the Clinton White House (Washington DC: Regnery, 2001), una obra fundamental para conocer el legado histórico de corrupción de los Clinton, en el que se dan cuenta de las millonarias donaciones que recibieron por este caso. La autora no la vería publicada porque murió en el cuarto avión del 11-S, estrellado en un campo de Pensilvania.

Según Barbara Olson, Rich se fugó de Estados Unidos para evitar ser procesado por 51 acusaciones de delitos fiscales y otros según los estatutos RICO (Racketeer Influenced and Corrupt Organization): "Para Rich –resume la autora– comerciar con naciones parias y dictadores terroristas se convirtió en una forma lucrativa de vida". Entre sus socios en los tratos ilegales, durante los anos 70 y 80, estaban la Unión Soviética, la Cuba de Castro, la Libia de Gaddafi y el Irán de Jomeini.

Y aquí entra en escena Eric Holder. Cuando escribo estas líneas, acabo de leer en The Wall Street Journal (19-11-2008): Obama May Pick Holder To Be Attorney General (Obama puede elegir a Holder para el cargo de secretario de Justicia). Pues bien, este personaje, Eric Holder, que junto a Caroline Kennedy asesoró a Obama para seleccionar el candidato a vicepresidente (el bocazas metepatas Joe Biden), fue el responsable, siendo subsecretario de Justicia en la administración Clinton, de negociar y formalizar el famoso perdón de Marc Rich y otros 139 delincuentes (entre ellos varios terroristas del FALN portorriqueño y del grupo Weather Underground, aparte de una larga lista narcotraficantes), que el presidente Clinton firmaría en su último día en la Casa Blanca, el 20 de Enero de 2001. El nombramiento de Hillary Clinton como secretaria de Estado ya parece inevitable. El de Eric Holder, confío en que Obama se lo repiense. No es éste el tipo de "cambio" que prometió a sus electores.

Manuel Pastor, director del Departamento de Ciencia Política de la Facultad de Ciencias Políticas de la Universidad Complutense de Madrid y presidente del Instituto de Investigación Conde de Floridablanca.

En Internacional

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation