Menú
Martín Higueras

A la segunda fue la vencida

Alonso ha sido el más regular del año, el que menos errores ha cometido y el que ha tenido el coche más fiable; por lo tanto no hay duda de que ha sido el mejor y el título es totalmente merecido e indiscutible.

Martín Higueras
0
Tal y como ha escrito este domingo Juan Manuel Rodríguez, lo que ha logrado Fernando Alonso en Interlagos –su primer Mundial de Fórmula Uno a los 24 años– formará parte de la enorme historia de éxitos deportivos españoles. Ha sido uno de los momentos más esperados por los millones de aficionados españoles que han seguido fecha a fecha los grandes premios de esta temporada. Ha sido el más regular del año, el que menos errores ha cometido y el que ha tenido el coche más fiable; por lo tanto no hay duda de que ha sido el mejor y el título es totalmente merecido e indiscutible.
 
Muchos pensaban –incluidos los comentaristas de televisión– que Alonso saldría decidido a pelear por el triunfo. Se equivocaron ya que la estrategia de Renault fue la normal y adecuada para lograr lo que en Brasil importaba: el campeonato mundial. En el caso de haber querido ganar y pelear curva a curva el triunfo con McLaren –cosa que tampoco hubiera sorprendido–, el asturiano y su equipo hubieran elegido una estrategia mucho más agresiva, algo parecida a la de Raikkonen. En realidad era lo único que le quedaba al finlandés, echarlo todo e intentar el milagro. Pero no dependía sólo de él y el otro elemento necesario para seguir con la pelea –un abandono de Alonso– era casi imposible, considerando la gran manera de administrar las carreras que tiene Alonso.
 
Es importante señalar que Alonso bate un récord realmente mítico, el de ser el campeón  mundial más joven de la historia. Deja atrás el que estableció el sensacional Emerson Fittipaldi en 1972 con Lotus. Ahora vendrán otros pilotos que intentarán batir esa marca pero es posible que pasen décadas antes de que otro nombre quite de ese puesto al español.
 
Hablar sobre la carrera a estas alturas parece algo realmente secundario. Sin embargo, hay que señalar que Alonso se ha proclamado campeón en uno de los circuitos más exigentes de la temporada. McLaren realizó nuevamente un GP perfecto y francamente ya era hora que lograran un 1-2 que han perseguido durante todo el año pero que por diversas circunstancias no lograron. Alonso fue inteligente en no meterse de lleno en la pelea por el triunfo. Eso hubiera significado exigir su motor y poner en peligro su máximo objetivo.
 
Pese a lo importante de esta fecha en el deporte español y en especial en el automovilismo del país, hay que anotar algunos detalles de la retransmisión. Como siempre, es de agradecer que la cadena encargada de la F1 haga especiales y comience las conexiones con tanta anticipación porque eso permite que todos los aficionados disfrutemos de detalles interesantes que muchas veces pasan desapercibidos, tanto durante el día de clasificaciones (que esta vez tampoco se ha librado de la canción dedicada al campeón) como el del GP. Lo que hay que hacer ahora es buscarle un buen sobrenombre al súper campeón Alonso porque francamente "Magic" o "Iceman 2" parecen más bien poco creativos. Y también habrá que recordarle al comentarista que en Colombia también se habla español y no "algo parecido al español" tal y como hizo referencia cuando Juan Pablo Montoya tomó la palabra durante la conferencia de prensa. Lo que sí hay que agradecer a la cadena es que la F1 tome la importancia que realmente se merece en España –y que tiene a nivel mundial–, con un final de fiesta perfecto, con entrevistas al campeón e imágenes entrañables.
 
Lo que podemos esperar ahora es que las dos carreras que quedan en esta temporada –Japón y China– sean aún más atractivas ya que sigue en el aire el importante campeonato de constructores. Raikkonen y McLaren están heridos y querrán sin duda evitar un doblete de Renault. ¡¡¡Enhorabuena Alonso!!! Mundial merecido por un genial piloto de principio a fin.
 

En Deportes

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios