Menú
Martín Higueras

El milagro ocurrió... pero para Kimi

Con su sexta victoria de la temporada, Raikkonen se convierte en el que más ha ganado pese a los problemas que tuvieron a mitad de campeonato. Con todo esto, tal vez Kimi es el justo campeón.

Martín Higueras
0

Más de una vez hemos leído titulares durante estas dos semanas apelando al milagro para que Alonso fuera campeón del mundo. Poca confianza parecían tener para que sólo eso permitiera al asturiano revalidar por tercera vez el Mundial. Si algo ha probado en estos años Alonso es inteligencia en casos extremos: conservador cuando tenía que serlo y agresivo en momentos complicados. 

Algo muy diferente ocurre en Hamilton. Aunque tiene la excusa de que es novato y pese a redondear un mundial extraordinario, lo que ha pasado en estos dos últimos grandes premios parece mentira. Lo tenía todo hecho y entre que no deja de ser agresivo y que no recibió en su momento la tranquilidad desde los boxes, el británico ha perdido solo el Mundial. En China terminó de destruir sus neumáticos y abandonó entrando a boxes. Ahora en Brasil cayó en la trampa de los Ferrari y no logró solucionar la estrategia italiana de colocar a Raikkonen en el segundo lugar. A partir de entonces no hay dudas de que a Hamilton le invadieron los nervios, una situación normal considerando lo que se jugaba. Lo que vino después es lo único que podía hacer: acelerar y arriesgar. Así lo hizo en su primera parada a boxes, colocar los neumáticos más blandos para intentar recuperar puestos y optar por las tres paradas. No fue suficiente pero sin duda fue una buena carrera del inglés.

Pese a que los monoplazas de este año no tienen la tecnología que les permite hacer partidas muy buenas –como nos tuvo acostumbrados Alonso en 2005 y 2006–, el español frenó más tarde que todos y eso le dio el tercer lugar, para después aguantar el rápido ataque de su compañero de equipo. El resto de su carrera fue casi perfecta, con paradas sin problemas pero con algunas vueltas en las que no parecía estar del todo cómodo. Más no podía hacer, era imposible. Se queda tercero en el Mundial detrás de su compañero de equipo, tal vez, el gran derrotado del día. 

Los Ferrari fueron demasiado fuertes para los demás este fin de semana en Interlagos. Nadie pudo controlarlos en pista y con la victoria de Kimi logran algo que nadie imaginaba. Aquí sí que necesitaban un milagro. Pero con su sexta victoria de la temporada, Raikkonen se convierte en el que más ha ganado pese a los problemas que tuvieron a mitad de campeonato. Pero hicieron un final de campeonato perfecto, con victorias, poles, vueltas rápidas. Todo. Kimi logra algo que nunca pudo hacer antes pese a que muchos dudaban de su gran calidad. ¿Y dónde no lo había logrado antes? Pues en McLaren. 

Para Ron Dennis, éste debe hacer sido su peor año. Pese a contar un piloto de garantía como Alonso y un principiante tan rápido como Hamilton no han logrado nada. Sólo tal vez uno de los escándalos más mayúsculos de la F1 con el asunto del espionaje y una multa multimillonaria con pérdida de puntos incluida. Con todo esto, tal vez Kimi es el justo campeón. 

Puede dejar sus comentarios en: mhigueras@libertaddigital.com

En Deportes

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios