Menú
Martín Higueras

Iceman despierta

Después de este Gran Premio, cuya organización fue sencillamente perfecta y en la que se vio el apoyo de toda España a la candidatura de Madrid 2012 con enormes pancartas, Alonso sigue siendo el hombre a batir.

Martín Higueras
0
Ya lo habíamos comprobado en el pasado GP de San Marino. En Imola, Kimi Raikkonen fue el más rápido de todos, tanto en clasificaciones como en carrera hasta que un inoportuno problema lo dejó fuera mientras era líder. Este fin de semana, en Montmeló, Iceman Raikkonen volvió a probar que puede ser el mayor rival de Fernando Alonso esta temporada: no sólo logró la pole sino también la victoria de una manera soberbia. Sólo le falto la mejor vuelta para redondear el hat-trick, pero ésta fue a parar para Giancarlo Fisichella.
 
En cuanto a Alonso, la carrera fue realmente de menos a más. Pese a no estar en la primera línea de la parrilla (Webber se interpuso entre él y Kimi), el asturiano se colocó rápidamente segundo, posición que conservó pese a la entrada del coche de seguridad, producto del ridículo de los dos Minardi que se quedaron "clavados" en la partida. Alonso vio poco a poco cómo Raikkonen "volaba" en el asfalto de Montmeló, tal y como lo hizo en las primeras vueltas de Imola. Ese no fue el único problema. El más grave fue la aparición de una ampolla en el neumático trasero izquierdo, lo que le produjo muchos problemas y la consecuente pérdida de valiosos segundos. Pero no fue determinante en el resultado porque el finlandés era imposible de alcanzar. Lo que sí sucedió fue que los Toyota de Ralf Schumacher y Trulli se acercaron en pocas vueltas. Pese a esto, Alonso aguantó muy bien y después de la primera entrada a los boxes el problema se solucionó y sus tiempos volvieron a ser los normales.
 
El que también sufrió problemas fue Fisichella. El italiano estuvo durante varias vueltas en segundo lugar y parecía que lograría al menos subir al podio. Pero no fue así por un problema en el alerón delantero. Tuvo que entrar a boxes, cambiarlo y regresar a pista muy retrasado. Esto benefició en cierta medida a Alonso ya que le aseguraba el segundo lugar y también a los Toyota de Trulli y Ralf que a la postre fueron tercero y cuarto. Fisichella no logra sacudirse de la mala suerte que lo persigue en las últimas carreras.
 
En cuanto a Ferrari, la situación parece agravarse y no por culpa de sus pilotos. Los Bridgestone no funcionaron como sucedió en Imola. Pese a una estrategia que parecía perfecta, Michael Schumacher sufrió primero el pinchazo de su rueda trasera y después de la delantera, cuando ya había realizado su entrada a boxes. Aún falta mucho para descartar al alemán para el campeonato aunque la diferencia en la clasificación parece difícil de acortar (44 puntos para Alonso y 10 para Schumacher). Lo que es seguro es que no dará ningún tipo de facilidades.
 
Después de este Gran Premio, cuya organización fue sencillamente perfecta y en la que se vio el apoyo de toda España a la candidatura de Madrid 2012 con enormes pancartas, Alonso sigue siendo el hombre a batir. Sin embargo, el asturiano tendrá que ir poco a poco, carrera a carrera, porque no sólo debe preocuparse del siempre imprevisible Schumacher sino también del rapidísimo Raikkonen y de los sorprendentes Toyota. El 22 de mayo la cita será en Mónaco. Ganar en las calles del Principado no sólo da prestigio sino seguridad para el resto del Mundial.

En Deportes

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios