Menú
Martín Higueras

Schumi se va y Alonso deja de ser deportista…

Muy pocos han considerado justa la reclamación y sobre todo la sanción, ni siquiera la prensa italiana, tan devota del

Martín Higueras
0

No hay duda de que el anuncio hecho por Michael Schumacher este domingo acerca de su retirada de la Fórmula Uno a final de temporada es bastante más importante de lo que ha ocurrido durante el fin de semana, coincidencia que seguramente algunos señalarán como parte de la conspiración diseñada por Ferrari para que no se hable de lo sufrido por Fernando Alonso. Fuera de la bromita en el título de esta opinión –producto de las palabras "en caliente" del asturiano– lo que hemos tenido que presenciar en Monza ha sido absolutamente bochornoso.

Alonso no era favorito para el GP de Italia, lo era Ferrari y especialmente Schumacher. Sólo una tragedia hubiera podido privar al alemán de su victoria número 90. El problema es que no necesitaba la ayuda indirecta que recibió el sábado por parte de unos comisarios de la FIA que consideraron algo que no ocurrió en ningún momento. Desde cualquier punto de vista, la decisión de quitarle los tres mejores tiempos a Alonso y bajarlo del quinto al décimo puesto en la parrilla de salida –por entorpecer supuestamente a Massa en su vuelta rápida– fue equivocada, en especial porque no ocurrió nada de lo que se le acusaba; buena prueba de ello son los vídeos que hemos podido ver tanto por televisión como durante la conferencia de prensa que celebró Renault –Briatore y Alonso presentes– para dar su versión. Muy pocos han considerado justa la reclamación y sobre todo la sanción, ni siquiera la prensa italiana, tan devota del "ferrarismo". Y es que no hay por dónde tomar el asunto, sencillamente no tiene ni pies ni cabeza.

En la conferencia de prensa de Renault, cuya convocatoria fue algo extraña en un primer momento pero a la postre bastante justificada, vimos a un Alonso muy herido y tocado al sentirse blanco de una persecución. No hay tal campaña anti-Alonso pero sí es verdad que tiene motivos para pensar que, esta vez, no han sido justos y que ha sido claramente perjudicado. Aunque de ahí a decir cosas como que "la F1 ha dejado de ser un deporte" hay un tramo importante porque se equivoca. Uno de los problemas de Alonso es que muchas de sus declaraciones las hace "en caliente", algo que le trae después problemas. Pero es comprensible. Sus declaraciones nos hicieron recordar a las de Ayrton Senna tras ser injustamente descalificado en el GP de Japón de 1989 por el presidente de la FIA, Jean Marie Balestre, gran amigo de Alain Prost, el principal beneficiado por la decisión. Senna había ganado de manera heroica la carrera pero poco después le fueron quitados los 9 puntos que entonces se otorgaban al ganador. Senna entonces se sintió herido, igual que Alonso esta vez. E insistimos, en ambos casos por razones comprensibles.

Poco hay que decir de la carrera en sí. Tal vez lamentar la rotura del motor Mercedes de De la Rosa –esta vez los comentaristas no le echaron la culpa al piloto como hacían con Raikkonen– y también es justo recalcar el enorme trabajo de BMW Sauber que vieron el resultado de su esfuerzo en el extraordinario y sorprendente tercer lugar del polaco Robert Kubica, con sólo tres carreras a sus espaldas. Pero el equipo ya avisó el viernes cuando su jovencísimo piloto de pruebas Sebastián Vettel, de 19 años, hacía los mejores tiempos de los primeros entrenamientos. Estos, junto a otros como Hamilton serán sin duda los protagonistas de los años a venir. Además, cabe resaltar el progreso de McLaren y de Raikkonen, que el próximo año, casi con total seguridad, estará en uno de los monoplazas de Ferrari.

Hay que pasar página de lo ocurrido con Alonso, tanto por la sanción como por su abandono en carrera. Son sólo dos puntos los que tiene de ventaja ahora sobre Schumacher, pero lo cierto es que en los próximos grandes premios tendrá alguna que otra ventaja, la justa para estrechar diferencias con Ferrari. Ahora llega China el próximo 1 de octubre. Renault va bien en el circuito de Shanghai y el año pasado Alonso y Fisichella coparon los primeros lugares mientras Ferrari sólo fue sexto con Schumi y octavo con Barrichello, ganador el año anterior. Entonces, el alemán sólo fue 12º. En su tercera y última participación en China, seguro que querrá ganar. Es ahora cuando será aún más peligroso, con su motivación, si cabe, más alta que nunca.

Contacte con Martín Higueras

En Deportes

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios