Menú
Miguel del Pino

La World Dog Show: exposición mundial canina en Madrid

Una verdadera incongruencia en el país de la esterilización obligatoria y el "Peluchismo".

Una verdadera incongruencia en el país de la esterilización obligatoria y el "Peluchismo".
Un perro de caza Braco de Weimar en la inauguración de la World Dog Show, en la Feria de Madrid, Ifema, a 24 de junio de 2022, en Madrid | Europa Press

La gran diversidad que existe entre las diferentes razas caninas fue uno de los puntos que inspiraron a Darwin su Teoría de la evolución.

La "Mundial canina", como siempre hemos dicho en España, fue cancelada el pasado 2020 como consecuencia de la pandemia; en compensación, este 2022 se celebran dos ediciones para recuperar el tiempo perdido: Madrid, del 26 al 30 de Junio, y Sao Paulo, diciembre de este mismo año. La edición de 2023 está prevista para agosto de dicho año y tendrá lugar en Ginebra.

La Real Sociedad Canina Española nació institucionalmente en 1911 y celebraba su exposición anual tradicionalmente en el Parque de El Retiro, S.M. Alfonso XIII distinguía aquellos certámenes con su simpatía y su presencia, de aquí el título de "Real" que la adorna. El recinto de Ifema es en la actualidad sede del evento.

Desde sus ya remotos orígenes la "Real Canina", como decimos los aficionados cinófilos, es depositaria y gestora del Libro de Orígenes Español, un registro de los ejemplares de pura raza de las diferentes variedades que han acreditado tal pureza con su presentación ante los jueces en las diferentes exposiciones organizadas por la entidad.

Los ejemplares inscritos en el Libro de Orígenes pueden legalizar sus crías y obtener los correspondientes certificados de Pedigree, que garantizan genéticamente su condición de pureza racial, y es así como año tras año se han admitido y depurado las diferentes razas caninas.

Estos días, en el recinto de Ifema de Madrid, entidad colaboradora con la Real Sociedad Canina en la organización de la World Dog Show (echamos en falta en los carteles la subtitulación del evento en idioma español), se puede admirar a 16.500 ejemplares caninos concursantes pertenecientes a 250 razas, entre ellas las españolas. Nadie va a aburrirse, porque en paralelo a la competición para distinguir los mejores entre cada grupo la organización presenta diferentes eventos, algunos espectaculares, como las actividades de agility, adiestramiento o exhibiciones de perros policía o de ayuda a diversas minusvalías humanas. No faltan los héroes caninos, como los perros de salvamento o los que son capaces de encontrar heridos en las catástrofes.

La gran incongruencia de la esterilización obligatoria

No resulta agradable hacer observaciones negativas que puedan "aguar la fiesta" en un evento de estas características. Durante muchos años venimos haciendo reseña de estas exposiciones caninas describiendo la belleza de las razas, la utilidad que presentan para el hombre o los beneficios del perro y otras mascotas para la salud, pero en esta ocasión las circunstancias políticas que padecemos y que también afectan a la tenencia de mascotas, nos obligan a denunciar las presiones que sufren los aficionados y los criadores españoles.

El partido en el Gobierno de España, el PSOE, no tiene ningún problema en aceptar las sugerencias de sus socios de Podemos al legislar las más aberrantes trabas para los criadores de mascotas y para los aficionados en general a este mundillo, particularmente al del perro.

Fanáticos de la esterilización obligatoria como supuesta forma de acabar con el problema, realmente terrible, del abandono de perros, plantean el establecimiento de unas leyes que suponen de facto la imposibilidad de progresar en la selección racial. Si los criadores no pueden dejar salir cachorros de su línea de crianza, mediante la venta o la donación, sin haberlos esterilizados previamente, modifiquemos el refrán: "Esterilizado el perro se acabó la raza".

Si se aprovechara la magnitud del evento que se está celebrando en Madrid para denunciar ante las autoridades y los expertos que nos visitan con ocasión del mismo, sin duda la gran mayoría se mostraría asombrada. Recordemos que el supuesto proteccionismo de los integristas podemitas llega a pasar por delante de la Constitución al proponer que cualquier "proteccionista", por supuesto titulado en su ideología, pueda presentarse de improviso en el domicilio del propietario de un perro para inspeccionar como está atendido.

Tener la cabaña canina esterilizada en su totalidad es la gran aspiración de los "protectores" por camino hacia la extinción; si consiguen sus propósitos las razas caninas tienen su fin programado en España.

Hay que recordar que la selección racial en nuestro país corre a cargo casi exclusivamente de criadores a pequeña escala: aquellos que cuidan con verdadero mimo un pequeño grupo formado por uno o dos machos y un reducido número de hembras. Estos criadores están correctamente registrados, pagan impuestos y desde luego no tienen la menor relación con el problema del abandono.

Homologables a estos aficionados españoles son sin duda la inmensa mayoría de los expositores internacionales que acuden a Worl Dog Show de Madrid. Tengo la seguridad de que no pueden siquiera imaginar las descabelladas leyes liberticidas que propone nuestro Gobierno, debido a su debilidad ante los malos consejos que recibe de sus socios de ultraizquierda animalista.

¿Recuerdan aquello de "los gallos violadores de gallinas"? ¿Será que estamos perdiendo el juicio?

La falta de conocimientos de tipos zoológico y veterinario que afecta a muchos incompetentes capacitados por ley para establecer prohibiciones sobre la tenencia y crianza de animales los convierte en un peligro para quienes queremos disfrutar de la amistad de los animales domésticos. Un nuevo mantra amenaza a los "mascoteros", la sustitución del concepto de mascota por el de "peluche con vida". Ha nacido en España el "peluchismo".

Tememos que la Real Sociedad canina pierda la excelente ocasión que supone la visita de tantas autoridades cinófilas internacionales para denunciar las leyes de supuesto "bienestar animal".

A nuestros visitantes que acuden con sus mejores ejemplares convendría advertirles de la necesidad de que vigilen a sus sementales, que seguro que vendrán sin esterilizar, no sea que los fundamentalistas del "peluchismo" consideren que son "violadores" de las hembras de su grupo de crianza.

Por hacer un apunte optimista para terminar, recordaremos que en esta Exposición Internacional Canina de Madrid se ha reconocido una nueva raza española: el perro "ratonero valenciano". Mientras no nos obliguen a esterilizar a los reproductores…

Miguel del Pino, catedrático de Ciencias Naturales.

En Opinión

    0
    comentarios

    Servicios

    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Masajeador