Menú
Pablo Molina

Desescalando a los niños

Este es el inicio de la desescalada que Sánchez quiere ir aplicando, porque ni siquiera su persona puede mantener a todo el país enjaulado en un permanente estado de excepción.

Pablo Molina
0
Este es el inicio de la desescalada que Sánchez quiere ir aplicando, porque ni siquiera su persona puede mantener a todo el país enjaulado en un permanente estado de excepción.
Pedro Sánchez y Salvador Illa, en una imagen reciente | EFE

El Gobierno anunció por la mañana que los niños podrían, por fin, abandonar el arresto domiciliario al que los tiene sometidos, pero solo para ir con los papás al súper, al cajero automático o a la farmacia. La ministra portavoz lo ha afirmado con tal seguridad que en el momento en que se publique esta columna es probable que ya no puedan salir de casa bajo ningún concepto o, por el contrario, estén autorizados ir a donde quieran, en pleno ejercicio de su infantil libertad.

Este es el inicio de la desescalada que Sánchez quiere ir aplicando, porque ni siquiera su persona puede mantener a todo el país enjaulado en un permanente estado de excepción. Pero como todo en este Gobierno, la primera medida para ir volviendo a la normalidad es también fruto de la improvisación, como corresponde a un equipo mal avenido de personajes pintorescos (alguno bastante atrabiliario) con una mentalidad profundamente sectaria y sin el menor contacto con la realidad.

El estigma del 8-M ha desautorizado a Sánchez y lo ha convertido en un político profundamente tóxico. Ya nadie le cree, y solo las encuestas que le fabrica el CIS le conceden cierta popularidad. Por eso sigue asestándonos cada sábado una nueva entrega de Aló Mi Persona, ajeno a la sensación de ridículo que provocan esas catequesis sabatinas solo aptas para los hooligans del sanchismo, que a pesar de todo aún siguen siendo legión.

Somos el país más castigado por la pandemia y seremos también el último en recuperar la normalidad, si es que la vida puede volver a ser normal con una economía destruida y decenas de miles de víctimas a las espaldas de un Gobierno en el que la facción comunista lleva la voz cantante.

Cómo estará de triste España que nos parece una gran noticia poder comenzar a salir con los niños, aunque todavía no sepamos cuánto tiempo podremos estar con ellos en la calle ni a qué lugares podremos ir. En todo caso, con Marlaska monitorizando los temas, lo mejor será salir siempre con el libro de familia y el certificado de nacimiento, si la criatura todavía no tiene el carné de identidad.

En España

    0
    comentarios

    Servicios