Menú

Comida de difícil digestión con los empresarios

Cuentan en los círculos populares que los empresarios andan más preocupados de lo habitual, y que así se lo transmiten a los miembros del Gobierno.

Pablo Montesinos
0

Querida Ketty:

Cuentan en los círculos populares que los empresarios andan más preocupados de lo habitual –que ya es decir–, y que así se lo transmiten a los miembros del Gobierno. Evidentemente, en privado y sin hacer ruido, ya que en público –y salvo en muy contadas excepciones– las principales casas españolas han hecho una encerrada defensa tanto del programa de reformas del Ejecutivo como de los duros ajustes acometidos. Arturo Fernández, muy próximo al presidente, protagonizó una de esas excepciones, y su petición de que se tomara una decisión sobre el rescate le valió una discreta amonestación gubernamental.

Sobre la petición de ayuda al Banco Central Europea versa la mayoría de las conversaciones. La queja es prácticamente unánime, y Rajoy lo admite: no fluye el crédito. O, en palabras de un barón regional, "todo está prácticamente parado". Los empresarios creen que esto se debe en parte a que el Gobierno no ha tomado ya una decisión sobre si acudir al BCE, mientras el presidente se afana en explicar que no es tan fácil y que, hoy por hoy, el Parlamento de Alemania no dudaría en paralizar la operación, provocando así un auténtico vendaval financiero. Lo importante ahora, transmite el jefe, es que Bruselas cumpla y siga construyendo la estructura comunitaria prometida.

Pero aún no han empezado el segundo plato cuando de lo que también se habla, y mucho, es de Cataluña. El Gobierno, el propio Rajoy, ha intentado tranquilizar a sus comensales, con poco éxito. Dicen los míos que el comentario de quienes mueven el dinero es unánime: "Sería un desastre la independencia". Las empresas se marcharían y se pararían en seco las inversiones del exterior en el conjunto nacional.

El presidente cree –o al menos eso espera– que al final no habrá referéndum, y que si finalmente Artur Mas presenta un nuevo Plan Ibarretxe le estará esperando en el Congreso de los Diputados. Pero también es cierto, admiten, que hasta la fecha todo se ha ido de madre. Y así se lo dicen los ministros a los empresarios o banqueros con los que se reúnen: La Caixa, Gas Natural, Abertis o Banco Sabadell se han puesto de su lado.

Para hablar de Cataluña desembarcará, de aquí a las elecciones de noviembre, buena parte del Gabinete, así como altos cargos del PP. Explicarán a quienes quieran escuchar los peligros de la secesión para uno y otro lado, pero principalmente para los catalanes. Aunque, ya me dirás, pero me temo mucho que no encuentre el apoyo de los tuyos.

Basta ya de hablar de problemas, que te escribo ni más ni menos que en plenos fastos del Día de la Hispanidad: ¡Felicidades! Me pillas haciendo la maleta, que me vuelvo a tu tierra a seguir de campaña. Cojo el coche por esos pueblecillos tuyos en busca del presi, así que si no te doy señales de vida en las próximas horas más vale que avises a tus contactos en el Ejército. Por cierto, ya me han confirmado nuestra cita: el domingo 21, en Santiago. La última vez que nos vimos en Sevilla ganaron los tuyos, esta vez me tomo la revancha.

Besos,

Pablo.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation