Menú

El preso de confianza del prófugo

Convertida la Generalidad en la sede central de una organización criminal, no es de extrañar que esta gente se plantee como lo más normal del mundo investir a Jordi Sànchez.

0
Jordi Sànchez | Europa Press

Todos los golpistas han depuesto en el Tribunal Supremo que la proclamación de la república catalana fue un acto simbólico, una patraña de cara a la galería para salvar el expediente, una representación verbenera sin valor legal, una engañifa, una juerga en el edificio que hay al lado del zoológico de Barcelona, el célebre circo del Parlament.

Uno a uno, de Junqueras a Forcadell, de Forn a Mas, del minister Romeva al pinturero Turull, de Rull a los Jordis y las Martas, todos menos la cupera Boya le han dicho al juez que aquello era mentira, que nadie declaró nada. ¿República? El mismo Joaquim Forn que mandaba en los Mossos sostuvo ante el juez Llarena que lo primero que le dijo a Puigdemont cuando le nombró consejero es que los policías cumplirían las órdenes judiciales. Tal cual y sin despeinarse. Mientras, los mozos por la causa protegen al fugitivo en sus días de permiso y espían a los rivales políticos en horas de servicio. Si la república fue simbólica, lo del 155 es una filfa que revela la desoladora inconsistencia del Gobierno de Rajoy.

Forcadell, la bizarra expresidenta de la cámara de los horrores, tampoco tuvo nada que ver y hasta sollozó delante la funcionaria que le iba a comunicar la resolución de libertad bajo fianza. "Soy abuela y quiero estar con mis nietas. Por favor, no quiero ir a prisión y acato la Constitución", gimió la brava activista que arengaba a las masas con soflamas a favor de quebrantar la legalidad española.

Claro que nada más superar el trance judicial, los que campan fuera de la cárcel, que son la inmensa mayoría de los que calentaron a una parte de la sociedad contra otra y montaron la juerga del 1-O, se han desdicho de lo dicho ante el juez y los fiscales. O sea que lo simbólico fue la declaración en el Supremo, no la declaración de la república, y para demostrarlo se han puesto de nuevo manos a la obra con renovados bríos pastoreados por Marta Rovira y los hermanos Tururull del presidente fregona.

Este jueves, el circo repone la función del 27 de octubre con una propuesta de resolución del club de fans de Puigdemont tramitada por el tractorio Torrent en calidad de sustituto de la iaia republicana al frente de la asamblea sediciosa. La idea consiste en ratificar que Puigdemont es el presidente de la Generalidad, que el 155 es ilegal y que seguimos para bingo.

Es la condición que pone un prófugo para investir a un preso. Convertida la Generalidad en la sede central de una organización criminal, no es de extrañar que esta gente se plantee como lo más normal del mundo investir a Jordi Sànchez, el capo de la Assemblea que organizó el asedio contra una comitiva judicial subido en el techo de un coche de la Guardia Civil.

Lo habitual es ser presidente primero y ya luego, si acaso, presidiario, pero como la política en Cataluña es una peligrosa anormalidad antidemocrática al margen de la ley y la razón, un preso puede llegar a president mientras Pujol, Mas y Puigdemont siguen de rositas.

En España

    Recomendado

    Lo más popular

    1. Trabajo recorta de nuevo las pensiones máximas por la puerta de atrás
    2. El Gobierno restringe el alquiler por decreto, aunque retrasa la fijación de precios
    3. La "enfermedad" de Sánchez que aterroriza al PSOE
    4. Rivera tacha de "populista" a VOX y asegura que no estará en la negociación andaluza
    5. Un impactante vídeo muestra cómo casi asesinan a tiros a Frank Cuesta
    0
    comentarios

    Servicios