Menú

Politización de la ciencia

Algunos analistas han llegado al extremo de declarar que expresar dudas sobre la ciencia del cambio climático equivale a mantener que no se produjo el holocausto contra los judíos entre 1939 y 1945.

0

Los conciertos Live Earth fueron reclamos contra los cambios climáticos descritos en el reciente informe del Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC por las siglas en inglés), que inspiraron la participación de gente como Al Gore y Shakira.

Lamentablemente, el IPCC ha fomentado que se dé la espalda a las investigaciones científicas, logrando así politizar la ciencia. El nivel de certeza científica se alcanza cuando existe un 95% de probabilidad de que suceda lo que se prevé. Pero con el calentamiento global, ni lejanamente se alcanza ese nivel que comprobaría que se debe a la acción humana.

IPCC alega 26 indicaciones "probables", queriendo decir que sus posibilidades de ser cierto están por encima de 66 por ciento. Pero aplicando esa misma regla, ¿cuán seguro se sentiría usted si le dijeran que los frenos de su automóvil funcionarán 14 de cada 20 veces?

Es importante, entonces, diferenciar entre lo que es realmente un conocimiento científico y lo que son posturas políticas en el informe del IPCC. Por ejemplo, el alegato clave es que "probablemente" ha ocurrido calentamiento causado por los humanos en los últimos 50 años.

Las reglas aplicadas al IPCC no exigen una revisión de sus conclusiones por científicos, sino por parte de los gobiernos, pero sí exigen que se hagan los mayores esfuerzos por lograr un consenso. Tales reglas prueban que no se trata de un proceso científico, sino de procedimientos politizados y poco confiables, sujetos a posibles falsificaciones.

Imponer una revisión política a un proceso científico corrompe el proceso al estar la ciencia sujeta a decisiones políticas. Es decir, se utiliza la ciencia para servir fines políticos, en lugar de estar la política sujeta a las reglas de la verdad científica.

Algunos analistas han llegado al extremo de declarar que expresar dudas sobre la ciencia del cambio climático equivale a mantener que no se produjo el holocausto contra los judíos entre 1939 y 1945. Es decir, antes de comenzar cualquier debate todos deben estar claros sobre quiénes son los buenos y quiénes son los malos.

Por otra parte, aquellos científicos que siguen teniendo dudas respecto al calentamiento y sus causas insisten en la aplicación de normas de evidencia científica en el debate, además de asegurarse de que no se llegue antes de tiempo a conclusiones politizadas en la controversia científica actual.

La verdad incómoda es que Al Gore y sus amigos están totalmente equivocados sobre la evidencia científica. Utilizando normas científicamente comprobadas no hay prueba de que nosotros seamos la causa de los aumentos en la temperatura terrestre y mucho menos de que tales aumentos de temperatura causarán una catástrofe ambiental.

© AIPE

Patrick Basham es director y John Luik académico senior del Democracy Institute (Washington).

En Sociedad

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation
    España Baila Flamenco