Menú
Pedro de Tena

Manuel Muñoz Medina y María Eugenia Sánchez: páginas obligadas en un manual del perfecto idiota andaluz

Si Apuleyo, Montaner y Vargas Llosa compusieron el 'Manual del perfecto idiota latinoamericano', urge la preparación de una versión andaluza.

Pedro de Tena
0
Si Apuleyo, Montaner y Vargas Llosa compusieron el 'Manual del perfecto idiota latinoamericano', urge la preparación de una versión andaluza.
El empresario Manuel Muñoz Medina | Imagen de vídeo

Escribe Félix de Azúa al principio de su novela Historia de un Idiota contada por él mismo que lo que determinó la vida de su protagonista fue la misma e insoportable sonrisa que exhibía, al margen del estado real de su humor. Tal simulación de la felicidad le parecía un signo de vileza. Pero, naturalmente, su idiota era capaz de simular, lo cual le aleja del perfecto idiota andaluz y, para ser políticamente correcto, de la perfecta idiota andaluza. Lo ocurrido en las dependencias de la Cámara de Comercio de Sevilla y en el Centro de Educación Infantil y Primaria Paulo Orosio de la misma ciudad dan cuenta de una forma sublime de idiotez que ni siquiera asciende al nivel de la simulación sino que se manifiesta exactamente como es: primaria, fea y deshonrosa.

En las dependencias de la institución empresarial sevillana, un empresario, Manuel Muñoz Medina, aprovechó hace unos días la visita de la lideresa de Podemos, la "anticapi" Teresa Rodríguez, para abalanzarse sobre ella, ponerle la mano delante de los labios y hacer como si la besara en la boca.

En el Centro Paulo Orosio, en año 2014, su directora y alto cargo de la educación de la Junta de Andalucía en Sevilla, medalla de Oro al Mérito Educativo incluso, se autograbó un vídeo en el que insulta a las mujeres del PP, habla de maricones y de tamaño de los genitales, y pide el voto para "Coñete", que Miguel Arias Cañete era el candidato en las elecciones europeas de entonces.

Si los inmensos Apuleyo, Montaner y Vargas Llosa compusieron el Manual del perfecto idiota latinoamericano, urge la preparación y edición de una versión andaluza porque estos episodios son unas páginas de oro que no pueden perderse en cajón alguno. Dostoyevski escribió sobre su idiota preferido, el pobre príncipe Michkin, que, si bien recordaba toda su vida pasada, había en ella muchas cosas que no podía explicar. Este es, sin duda, uno de los rasgos esenciales de la idiotez. El idiota, al menos el andaluz, no es ni un enfermo ni un estúpido persistente e inacabable, sino que tiene momentos en la vida, que luego o no recuerda o no podrá olvidar, en que es abducido por una suerte de epilepsia pasajera donde se muestra exactamente cómo y de qué tamaño es la idiotez que le ha poseído y que vive en él, o ella. No es algo accidental sino esencial pero vive siendo ocultada por la simulación y, cuando se manifiesta, suele costar el futuro.

El caso del empresario sevillano indica, conlleva, y sigo a Jack London, la tesis de que bajo todo el encorbatado y demás formas civilizatorias, late una bestia a la que llama el bosque en cuanto encuentra resquicio. En este caso, por causa de un garrafón memorable, se provocó la fuga de los más mínimos modales y el surgimiento esplendoroso de la idiotez. Hacerle ese numerito a una anticapitalista de renombre tiene, digo yo, además, algo de imbécil.

El caso de la medallista de la Junta de Andalucía "al mérito educativo" es la muestra de la hondura mental del precipicio en que se sume cierta izquierda política andaluza que sigue pensando, garrafón ideológico de por medio, que lo que no es socialista ni existe ni tiene derecho a existir. Maru, como llaman en privado a la susodicha, tiene que estudiarse lo del idiota de Unamuno que "mira al cielo embebido y se ríe, / y en el aire el eco de su risa escucha". Pero el vasco le concedió a su idiota el don de un perro que le reía las gracias.

Si hubiera en España un premio al Idiota más idiota del año, donde pudieran competir todos los idiotas nacionales, estatales, federales o confederales, yo creo que este año, 2016, el galardón habría recaído en quienes ya tendrán página en el futuro manual del perfecto idiota andaluz (y español).

En España

    0
    comentarios

    Servicios