Menú

Andalucía

Pedro de Tena

PP y Vox, base del futuro gobierno de centro derecha andaluz

La desolación de 18 diputados de Ciudadanos podría llevar a una moción de censura contra Juanma Moreno.

Pedro de Tena
0
La desolación de 18 diputados de Ciudadanos podría llevar a una moción de censura contra Juanma Moreno.
El presidente andaluz, Juanma Moreno. | Europa Press

A pesar de las críticas que recibe el gobierno del "cambio" andaluz, compuesto por PP y Ciudadanos con Vox como los reyes de las Meninas, al fondo del espejo del cuadro, todas las encuestas desde la publicación del Barómetro "oficial" de la Junta de Andalucía el pasado mes de marzo, coinciden en que para formar gobierno estable sólo será absolutamente necesario que PP y Vox firmen un acuerdo de gobierno, sea el que sea.

La timidez del actual gobierno andaluz con las reformas no parece perjudicar más que a Ciudadanos, no al PP. A pesar de no haber abordado reformas sustanciales en la "tela de araña" tejida por el PSOE, de no estar siendo contundente en los tribunales en algunos casos del entramado ERE, de ser condescendiente con la UGT hasta el punto de que El Mundo cree que la están "salvando" de las consecuencias de su corrupción, el PP crece.

Esto quiere decir, más que otra cosa, que la inacción o la prudencia o la cobardía o la pasividad ante las reformas y la inacción ante algunos peligros, como la hipotética moción de censura urdida por el PSOE con algunos náufragos de Ciudadanos, no es juzgada más que como equilibrio, mesura y moderación. En cualquier caso, es obvio que la baja velocidad de los cambios beneficia a Juan Manuel Moreno. Por ahora.

Si tomamos como referencia las tres últimas composiciones demoscópicas conocidas, la del propio Barómetro de la Junta, el muy reciente Electopanel de Electomanía y la encuesta que publica La Razón de NC Report, el resultado es el mismo. En todas ellas, la suma de PP y Vox logra una mayoría consistente. La consecuencia es que la izquierda ni siquiera toda unida consigue los números suficientes.

Ya se sabía que el Barómetro Oficial de la Junta de mediados de 2020 (junio) arrojaba una subida importante del PP junto a un descenso relevante de Ciudadanos (la factura de la crisis nacional del partido se comenzaba a pagar) y un sostenimiento de Vox, lo cual hacía necesario un ejercicio de repetición de la actual forma coaligada PP-Cs de gobernar Andalucía y Vox tras el primer plano.

En la izquierda, un PSOE empatado a la baja con el PP, no alcanzaba las cifras exigidas para gobernar ni siquiera con apoyo de IU, Podemos y los "Anticapis" de Teresa Rodríguez que como máximo podrían sumar 51 escaños, a cuatro de distancia de una mayoría absoluta situada en 55 diputados. Sólo quedaba la posibilidad de una moción de censura de toda la izquierda con el apoyo de algunos diputados de Ciudadanos.

Desde entonces, las cosas han cambiado. La gestión de la pandemia y otros percances sanitarios previos, la ya anotada ponderación de gobierno, la crisis interna del PSOE andaluz, el desmoronamiento nacional de Ciudadanos y la reyerta interna de los comunismos, han cambiado sustancialmente el horizonte electoral.

En el Barómetro Oficial del pasado mes de marzo, la situación arrojaba un resultado parecido pero con cambios llamativos. El PP obtenía una cantidad de escaños con cima en los 44, derrotando a un PSOE susanista que bajaría de los 33 obtenidos en las elecciones de 2018 a 29. Vox crecería vertiginosamente desde los 12 escaños sorprendente logrados en esas elecciones hasta los 21 escaños, ,que ya es subir mientras Ciudadanos encogía de 21 a 7 escaños y el comunismo andaluz, dividido y enfrentado, bajaba.

En ese caso, volvía a ponerse de manifiesto que el centro derecha andaluz ya es, con claridad, la combinación de PP con Vox y que el apoyo de Ciudadanos ya resulta irrelevante convirtiéndose en la práctica en un voto inútil salvo para la izquierda. La suma de las izquierdas no podría gobernar, salvo, de nuevo, si se organizaba una moción de censura con presuntos tránsfugas de Ciudadanos.

Las dos últimas muestras abundan, aún con cifras diferentes, en el mismo panorama. El Electopanel de Electomanía publicado el pasado 14 de mayo revela con claridad meridiana que PP y Vox forman el nuevo centro derecha andaluz con una mayoría absoluta de 60 escaños (44 del PP y 16 de Vox). El hundimiento de Cs es total bajando a 3 escaños y la izquierda toda no alcanza más que los 44 escaños, a 11 de la mayoría absoluta. Ni siquiera con los 3 de Ciudadanos podría gobernar.

NC Report, para La Razón, acaba de publicar su estudio sobre Andalucía y en él, aunque el siniestro de Ciudadanos es total porque sólo consigue 3 escaños, la encuestadora le concede el poder de ser necesario para un gobierno de centro derecha. Igualmente, atribuye una fuerte subida al PSOE todavía susanista, que superaría a un PP crecido hasta los 39 y pasaría poco explicablemente de 33 a 39 escaños. A pesar de lo cual, un gobierno de la izquierda seguiría siendo imposible porque el comunismo enredado en líos internos bajaría 4 escaños.

Resumiendo, en todas las muestras publicadas el pronóstico es que, de celebrarse ahora unas elecciones, habría un gobierno de centro derecha con mayoría absoluta con eje en el PP y Vox y que la izquierda, ni siquiera toda unida e incluso con Ciudadanos, no puede gobernar en ningún caso.

Sigue siendo posible, eso sí, hasta unas nuevas elecciones que los 33 escaños actuales del PSOE sumados a los 17 comunistas que ya bendijeron unidos la operación "atajo" a pesar de sus diferencias y un mínimo de 5 escaños de Ciudadanos articulen una moción de censura que podría derribar al gobierno del "cambio".

El riesgo es alto porque a la desesperación de una izquierda que ve cómo se aleja en el tiempo la posibilidad de recuperar el gobierno andaluz se une la desolación de 18 diputados de Ciudadanos que saben que tienen muy difícil obtener una nueva acta en la cámara andaluza. Dados los precedentes de Murcia y las sospechas de Madrid, no puede descartarse tal posibilidad, la única que tiene la izquierda de recuperar la Junta de Andalucía.

Esto es, el cataclismo de Ciudadanos conlleva que 18 de sus diputados actuales tienen que buscar acomodo bien en el actual gobierno de centro derecha bien en un futuro gobierno de izquierdas. Por Ciudadanos sólo tendrían asegurado su escaño Juan Marín, coordinador regional, Marta Bosque presidenta del Parlamento, y uno más, puesto que será peleado con uñas y dientes en su interior.

El sector más a la izquierda de Ciudadanos no tiene cabida alguna en el próximo Parlamento andaluz, según estos estudios demoscópicos, lo que puede inducir a algunos o todos los afectados por el desastre a buscar acomodo antes de que se produzca el derrumbamiento.

Pero todo está en manos de Juan Manuel Moreno que, hasta el momento, no parece observar peligro alguno en su horizonte. En este caso, como casi siempre, la vista es la que trabaja.

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot