Menú
Pedro Fernández Barbadillo

Woodrow Wilson: el Gobierno mundial

Para muchos historiadores "ha sido el hombre más influyente que ha ocupado la Casa Blanca".

Pedro Fernández Barbadillo
0
Para muchos historiadores "ha sido el hombre más influyente que ha ocupado la Casa Blanca".

Woodrow Wilson (1913-1921), el segundo presidente demócrata desde la guerra civil (el anterior fue Grover Cleveland) y el primero sureño, llegó con una plataforma denominada 'New Freedom', que integraba en el habitual programa de su partido medidas ya aplicadas por Roosevelt. Propuso la bajada de los aranceles para reducir el poder de los monopolios y trusts y el ofrecimiento de productos más baratos a las clases media y baja. También apoyó el movimiento a favor de la jornada laboral de ocho horas.

El año 1913 fue de los más importantes en el sistema económico del país. El presidente consiguió la mayor rebaja tarifaria desde la guerra; entró en vigor la Enmienda XVI, que permitía al Gobierno federal introducir un impuesto sobre la renta, sin tener que prorratearlo entre los estados; y se fundó la Reserva Federal, el primer banco central desde Jackson. El mismo año, su Administración empezó a aplicar la segregación racial en las oficinas federales. Estas últimas normas sólo se abolieron a partir de Harry Truman.

Aportó a la política exterior estadounidense un elemento idealista que en muchas ocasiones se ha visto como una capa de hipocresía que enmascaraba el simple imperialismo. Su convicción de que "conocía lo que era mejor para los extranjeros" (Maldwyn A. Jones) causó desastres y muertes.

A pesar de sus declaraciones sobre su disposición a ayudar a los países iberoamericanos a dotarse de gobiernos democráticos y terminar con las intervenciones militares, envió tropas a México, Haití, Nicaragua, República Dominicana, Cuba, Panamá y Honduras.

La manipulación de la opinión pública

Cuando estalló la Gran Guerra, Wilson proclamó la neutralidad del país, pero permitió el suministro de alimentos y bienes industriales a los Aliados. Aprovechó el conflicto para sustituir a los beligerantes en otros mercados extranjeros. Por ejemplo, Estados Unidos pasó de ser el tercer país de origen de las importaciones españolas en 1914 a ser el primero en 1918.

Debido a los ataques de los sumergibles alemanes contra barcos mercantes de bandera norteamericana o de los Aliados donde viajasen compatriotas, en 1917 entró en la guerra. Los estadounidenses regresaban a la Europa de la que habían salido sus antepasados huyendo, entre otras calamidades, de las guerras para participar en una de éstas.

Su presidencia puso en marcha el primer organismo de propaganda y manipulación gubernamental moderno: el Comittee on Public Information. Una de las campañas más exitosas, ideadas por su director, el periodista George Creel, consistió en entrenar a miles de voluntarios para que pronunciaran en los teatros, los parques y las reuniones públicas una arenga de cuatro minutos de duración para apoyar las decisiones del Gobierno; por ello, recibieron el nombre "Four Minute Men".

Consecuencias de la campaña oficial para convencer a los norteamericanos de la necesidad de ir a la guerra fueron el establecimiento de la censura, la prohibición del uso de la lengua alemana (entonces, el segundo idioma más hablado en el país) por más de una docena de gobiernos estatales, el cambio de topónimos germanos y las amenazas a personas de orígenes alemanes y austriacos.

En enero de 1918 presentó al Congreso sus "Catorce Puntos", un programa para la paz que introdujo en la política internacional el derecho de autodeterminación, también propuesto por Lenin a finales de 1917. Un principio indeterminado y confuso que ha sido fuente de conflictos desde entonces.

La Sociedad de Naciones

La importancia y la popularidad de Wilson en Europa eran tales que acudió a la conferencia de paz de París, con lo que se convirtió en el primer presidente norteamericano que viajó a Europa durante su mandato. Allí permaneció durante seis meses, un período tan largo que causó irritación en Washington. Impulsó el desmembramiento del imperio austro-húngaro. El plan para la fundación de la república de Checoslovaquia se fraguó entre los desterrados checos en Estados Unidos.

El presidente demócrata, explica Henry Kissinger en Diplomacia, "proponía un orden mundial en que la resistencia a la agresión se fundamentara en juicios morales; no geopolíticos. Las propias naciones se preguntarían si un acto era injusto y no si era amenazador". Su gran propuesta para la posguerra, la Liga de Naciones, resultó un fracaso y la ONU tomó su lugar en 1945.

En cambio, fue un éxito el grupo Inquiry, formado en 1917 por ciento cincuenta académicos para planear la posguerra; sus documentos fundamentaron los "Catorce Puntos". Los miembros de Inquiry fundaron en 1921 el Council on Foreign Relations, una de las instituciones más influyentes a nivel mundial en el siglo XX.

En octubre de 1919, un derrame cerebral le incapacitó para proseguir en la Presidencia, pero su mujer, Edith Boiling, y su gobierno ocultaron su enfermedad. El Senado rechazó su gran proyecto de la Liga de Naciones, a fin de no mantener alianzas permanentes con ninguna otra nación.

La ideología wilsoniana, precedente de un gobierno mundial, es una de las grandes fuerzas que en el siglo XX ha contribuido a destruir los últimos testimonios de las sociedades tradicionales de otros continentes, como las monarquías. Por eso, para muchos historiadores "ha sido el hombre más influyente que ha ocupado la Casa Blanca" (Paul F. Boller).

En Internacional

    0
    comentarios

    Servicios