Menú

Chistes macabros

La afición de los amigos del Gran Wyoming por la guerra civil fue tanta que, no contentos con desatarla, organizaron otras dos guerras civiles entre ellos mismos, amén de secuestros, torturas y asesinatos.

0

El Gran Wyoming –bizarro nombre, pardiez–, un chistoso trivial y ocasionalmente gracioso, ha hecho ahora broma de la pobre futurista Ana Mato quien, con indecencia –en esto tiene razón el cómico–, defiende que la historia "no interesa a nadie y divide a los españoles".

Ha dicho el cómico que entre los españoles "solo puede haber dos grupos: los que se indignan ante los crímenes, violaciones y secuestros de niños y los que no. No basta con condenar a ETA, hay más criminales aborrecibles que denunciar, aunque sean de los nuestros. Un poco de dignidad y decencia, ya toca". Los crímenes serían los perpetrados por el franquismo, que indignan muchísimo al chistoso; no, por supuesto, los perpetrados por aquellos con quienes él se identifica, los del Frente Popular.

A estas alturas cuesta trabajo creer que estos humoristas rasgavestiduras, tan dignos y decentes, no sepan lo que realmente ocurrió, pero intentaré aclarárselo una vez más. Ante todo, sus amigos del Frente Popular –pese a que con toda desvergüenza se llamaban republicanos– fueron los que en 1934 asaltaron la legalidad republicana emprendiendo, en sus propias palabras, la guerra civil. Fueron los mismos que después de las elecciones anómalas, que no democráticas, de 1936, se dedicaron tanto al desguace sistemático de dicha legalidad –defendida en 1934 por la derecha y por Franco– como a organizar un nuevo proceso revolucionario en medio de una orgía de incendios y asesinatos, culminados en el del jefe de la oposición, Calvo Sotelo (lo que constituía toda una declaración de guerra por sí mismo). Por consiguiente, ni los franquistas se rebelaron contra un Gobierno legal y democrático ni los caídos del Frente Popular lo fueron por la libertad, como ustedes suelen mentir.

En segundo lugar, tan pronto como se rebelaron las derechas, los amigos de ustedes desplegaron el terror ya sin ningún tipo de traba en las famosas chekas con unos modos, grado de crueldad y ensañamiento no alcanzado en el bando contrario, lo que desató a su vez, desde luego, el correspondiente terror. Estas cosas suelen suceder cuando la ley cae por tierra y, de hecho, quienes derribaron la ley, como yo creo que el chistoso sabe perfectamente, fueron los componentes del Frente Popular. ¿Creen ustedes seriamente que con aspavientos de indignación y amenazas de quemar libros lograrán ocultar la verdad, bien reflejada, entre otros, en las obras de César Vidal sobre las chekas? Para que salgan ustedes, de nuevo en plan chistoso, con que "los próceres de la patria dictaron una ley de punto final sobre la dictadura amnistiando a responsables de crímenes inexistentes". Buena confesión implícita: para ustedes, la matanza de Paracuellos –por poner un caso– no fue un crimen, sino seguramente un acto legítimo, de esos que Gibson "comprende". Tan legítimo como el propio Gobierno del Frente Popular, señores.

En tercer lugar, la afición de sus amigos por la guerra civil fue tanta que, no contentos con desatarla, organizaron otras dos guerras civiles entre ellos mismos, amén de secuestros, torturas y asesinatos. Se habla siempre del de Nin, pero fue uno entre tantos, aunque su sadismo sí es revelador. Creo que ustedes conocen perfectamente estos hechos que se empeñan en ocultar –me temo que en vano– a la opinión pública.

Baste con estos pequeños recuerdos para ustedes y para los desvergonzados futuristas que tan bien se complementan en su engaño a los ciudadanos. Decía Gregorio Marañón, uno de los intelectuales más relevantes del siglo XX español: "Esa constante mentira comunista es lo más irritante de los rojos. Por no someterme a esa servidumbre estúpida de la credulidad, es por lo que estoy contento de mi actitud". Debieran imitar ustedes a Marañón, y no al rojo Rodríguez, siniestro presidente del Gobierno.

Ah, y no debería haber mentado el chistoso a la ETA, con la que tanto han colaborado y colaboran los amigos del Frente Popular. Y tampoco es cuestión de "condenar" ese ejercicio hipócrita y simplón tan del gusto de nuestros politicastros. Con respecto a la ETA se trata de aplicar la ley y no de ponerla a su servicio, como sí ha hecho el Gobierno del "rojo mi-patria-es-la-libertad". Y por lo que respecta a la guerra civil, menos aún vienen al caso las condenas. Lo importante es que los españoles conozcan y entiendan lo ocurrido: lo que suele suceder cuando la ley se pisotea en beneficio de los asesinos.

En fin, resulta muy pertinente que el cómico se haya convertido en el portavoz de toda esta gente. Aunque macabra, toda esa campaña de embustes no deja de ser un chiste.

En Sociedad

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios