Menú

El caso del cura marica

0
Un cura se ha declarado homosexual practicante. Nada nuevo, porque, como todo el mundo sabe, estos casos siempre se han dado, igual que el de curas puteros, etc. Cosa por otra parte inevitable, ¡la carne es débil! Sin embargo, sus declaraciones, muy bien orquestadas publicitariamente, han recibido un eco extraordinario, y en eso consiste, precisamente, la noticia. La clave del caso no es la homosexualidad del personaje, sino la utilización de la misma, envuelta en las consideraciones sentimentales típicas de "gays y lesbianas", para atacar a la Iglesia, promoviendo la descomposición de las normas eclesiales. Tampoco es nuevo que un cura ataque a la Iglesia. Recordando un caso mucho más dramático, mientras miles de religiosos eran torturados y asesinados durante la guerra civil, alguno que otro colaboró entusiásticamente con los perseguidores, y otros más, los de ideología peneuvista, trataron de ocultar o disimular la persecución, o justificarla de alguna manera.

El celibato debe de ser, desde luego, algo muy difícil, y mucho más duro en la sociedad actual, donde la explotación comercial de la sexualidad inunda todo, desde la televisión a la publicidad en la calle, dando al ambiente general un cierto aire prostibulario. Pero desde un punto de vista laico nadie puede oponerse a que la Iglesia tenga sus propias normas al respecto, e impulse otros puntos de vista sobre la conducta sexual de la gente, aun si muchos de sus dirigentes no están a la altura de sus propios ideales. Salvando las distancias, es como si una universidad tuviera unos niveles de excelencia que implicaran un duro esfuerzo a sus profesores. ¿Podría tratar de destruirse tal cosa porque la mayoría de los demás centros prefiriesen un estilo más "lúdico" y ligero? En otras palabras, ¿qué le impide al cura aludido irse de la exigente Iglesia y ponerse a hacer apostolado homosexual desde la "Plataforma Popular Gay"?

Me han llamado la atención las declaraciones del presidente de dicha Plataforma amenazando con "difundir los nombres de obispos gays" si la Iglesia osa tomar "represalias" contra su nuevo propagandista, el cura "gay gracias a Dios". Esto es simplemente chantaje. La homosexualidad debiera ser un asunto estrictamente privado e íntimo, y meterse a hacer acusaciones o amenazas de ese tipo debiera estar castigado. Al parecer lo está. Hace pocos años, el ex ministro Corcuera fue condenado a pagar una elevada indemnización a un periodista simplemente por haber sugerido de manera algo oscura que éste era "maricón".

En fin, entre los homosexuales hay de todo, y no creo que estas "plataformas" y "colectivos" tengan el menor derecho a arrogarse la representación de ellos, y menos a hacer con tal peculiaridad una especie de particular negocio, a veces con tintes mafiosos, como en este caso. Viene a ser la estafa de siempre: ¿En qué representan los comunistas a los obreros, el PNV a los vascos, los antiglobalización a los pobres o "Jueces para la democracia" a los jueces demócratas? En nada. Pues en este caso, lo mismo.


© www.libertaddigital.com 2002
Todos los derechos reservados

Titulares de Libertad Digital
Suscríbase ahora para recibir nuestros titulares cómodamente cada mañana en su correo electrónico. Le contamos lo que necesita saber para estar al día.

  

En Sociedad

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios