Menú

El PNV y las libertades

0
Una imagen lo expresa todo: Otegui homenajeando a uno de los asesinos de Miguel Ángel Blanco. La democracia debe tolerar una amplia libertad de expresión, incluso cuando ésta se emplea para defender ideas abominables –como hace el PNV–. Pero cuando lo que defiende esa expresión no son ideas, sino el crimen mismo, cuando quienes se expresan forman parte del entramado criminal, permitir impunemente su actividad, y hasta subvencionarla, supone doblegar la ley ante el delito, aumentar el castigo de las víctimas, y destruir los cimientos de la convivencia. Batasuna forma el aparato de propaganda, de proyección social, de justificación del asesinato y de reclutamiento de asesinos. Nunca una cobertura mafiosa estuvo tan clara, ni se ha burlado tan insolentemente y durante tantos años de sus víctimas y de la ley.

El PNV dice que la ilegalización de Batasuna atenta contra las libertades. Es cierto: atenta contra la libertad de asesinar, extorsionar, calumniar y amedrentar que los nacionalistas han impuesto en Vascongadas, reduciendo allí la democracia a muy poca cosa. Pero a cambio defiende la libertad de la sociedad española, vasca en particular, para expresarse y vivir en paz. El PNV, naturalmente, lamenta el recorte de aquellas libertades mafiosas, de las que tantas rentas políticas ha extraído, situándose en posición equidistante entre la ley y el delito, y presentándose hipócritamente como alternativa "democrática y moderada". Pero defender a Batasuna es lo mismo que defender a la ETA, y ya sólo algunos ciegos voluntarios del PSOE se llaman a engaño sobre la política del PNV.

Otro argumento es que así se priva de representación a un quince por ciento de los votantes vascos. Puede ocurrir, ha ocurrido a veces, que una masa de población se sienta representada en una organización activamente criminal. Llegadas ahí las cosas, sería justo replicar a esa masa envilecida: pueden ustedes sentirse contentos de que apliquemos la ley a sus representantes, en lugar de aplicarles la misma medicina que ellos aplican y justifican contra los demás. Ello aparte, el apoyo de masas recibido por tales grupos debe mucho a sus grandes posibilidades de acción legal, y a la impresión de impunidad por sus desmanes.

En el summum de la hipocresía, el PNV lamenta que tales medidas darán oxígeno a la ETA. Pero llegados a donde hemos llegado, la situación sólo puede plantearse de una manera: o se está por la ley y los derechos ciudadanos, o contra ellos. No hay equidistancias Quien está dando constantemente oxígeno al terrorismo es el PNV, ofreciéndole justificaciones políticas, subvenciones y mil facilidades, impidiendo a la Ertzaintza perseguirlo, etc. Los nacionalistas debieran ir tomando conciencia del enorme daño así infligido a la sociedad vasca y que puede terminar por recaer sobre ellos mismos.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios