Menú

Falsos argumentos

0
El gobierno ha dicho al episcopado que la gran mayoría de los españoles comparte sus críticas a la pastoral de los obispos vascos. ¿Y qué? Este es un argumento populista y seudodemocrático. La mayoría no tiene por fuerza la razón, y la gracia de las libertades consiste, precisamente, en que algunos puedan defender sus opiniones, que tal vez a la larga se revelen justas, contra la mayoría.

Mucho peor ha sido la argumentación del PSOE, partido tan comprensivo con la ETA durante años, y luego con los recogenueces, para caer del guindo hace poco, y volver ahora mismo a las andadas tras defenestrar a Redondo. Su portavoz, Caldera, quiere obligar a la Iglesia a “corregir” su posición porque, pásmese cualquiera, “Así se está alejando cada vez más de sus fieles” (otra cosa no ha deseado nunca el PSOE), y “no cumple el papel evangélico” (nada grave, porque ya lo cumplen, al parecer, los socialistas). De ahí al chantaje, aludiendo a Gescartera y a los “importantes privilegios” de la Iglesia. Que un partido empapado de corrupción y repleto de privilegios injustos, aspirante a enterrador de Montesquieu –y no del todo fallido en el intento–, venga a acusar en falso a otros, es una muestra de degradación realmente alarmante. Con este tipo de argumentos han funcionado siempre las democracias “latinoamericanas”.

Y el episcopado ha calificado de “injustas y desproporcionadas las críticas al documento de los obispos vascos. No lo son en lo más mínimo. Incluso se quedan cortas. Cuando se hizo el Pacto Antiterrorista, el episcopado se negó a firmarlo. Eso es normal, porque no le corresponde a la Iglesia mezclarse tan directamente en política. Pero ahora, cuando se trata de una medida contra el terrorismo, el episcopado vasco sí firma en contra, mediante su pastoral, y se alinea políticamente, de hoz y coz, con el nacionalismo recogenueces del PNV. Obsérvese: “Esta pluralidad conflictiva de identidades (en el País Vasco) está reclamando el hallazgo de una fórmula de convivencia”. ¡A estas alturas, señores obispos! Esa fórmula consiste en el respeto a la libertad y la vida, y no hace falta “reclamarla”, porque ya existe y funciona en el resto de España de modo pasable. Lo que hay que hacer en el País Vasco es defenderla contra sus enemigos, lo cual ustedes no hacen porque esos enemigos son, precisamente, los nacionalistas, violentos o no, pero siempre unidos para “reclamar” una fórmula de supuesta convivencia que les permita oprimir más aún al resto de los vascos.

La pastoral insta a los demás a “distinguir entre nacionalismo y terrorismo”. Nueva falsedad. El terrorismo es nacionalista, y aun cuando no todos los nacionalistas sean terroristas, unos y otros están profundamente entremezclados. Son los nacionalistas presuntamente pacíficos quienes tendrían que demostrar que no tienen nada que ver con los otros. Pero no lo demuestran en lo más mínimo. Su Ertzaintza no los persigue, y su política general consiste en utilizar los asesinatos como argumento para “reclamar otra fórmula” de supuesta convivencia.

En fin, con la ilegalización de la mafia batasuna, advierten los obispos, “La convivencia, ya gravemente alterada, ¿no sufriría acaso un deterioro mayor en nuestros pueblos y ciudades?” ¡Magnífico resumen de la predicación chantajista del PNV a las víctimas! En definitiva, la prepotencia y abusos nazis “alteran la convivencia”, pero ¿no se alterará más si las víctimas se oponen resueltamente? Y bien, ¿es esto predicación evangélica o apoyo moral a la opresión y el crimen?

No sabemos cómo funcionará la ilegalización de Batasuna, pero no deben confundirse los principios con la aplicación de ellos. Las prácticas mafiosas, el asesinato y el robo, deben estar proscritos, aun si luego la aplicación de la ley tiene mil fallos, corregibles con la experiencia. Por lo pronto, el PNV se ha declarado “en guerra” contra la ley, y la saboteará sin duda. De alguna manera, la pastoral de los obispos y el panfleto de los curas nacionalistas bajo su autoridad lo están haciendo ya.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios