Menú

La historia basura de Martínez Reverte

El hecho, como todo el mundo debiera saber a estas alturas, es que la España franquista salvó por lo menos a unas 20.000 posibles víctimas del Holocausto.

2

De Martínez Reverte y su peculiar concepción de la historia ya me he ocupado otras veces. Ahora ha vuelto a la carga con un artículo donde afirma que los franquistas elaboraron una lista de 6.000 judíos residentes en España con la presunta intención de entregárselos a Himmler para su exterminio, lista que aprovecharían estos en la célebre conferencia de Wannsee, prólogo al Holocausto. ¿La prueba? En Wannsee se manejaron las mismas cifras de judíos correspondientes al informe español. Claro está, en aquella conferencia se manejaron también las cifras de judíos residentes en otros países fuera de la jurisdicción alemana, por ejemplo, Gran Bretaña (330.000 judíos), Suecia (8.000), Suiza (18.000), etc. ¿Serían estos datos la prueba de que los gobiernos británico, sueco, suizo, etc., colaboraban con Himmler? A este historiador chiflado no se le ocurre la idea, no sé por qué. Pero pudiera muy bien habérsele ocurrido, dado que Londres no hizo nada reseñable para salvar a las víctimas del Holocausto, y un número de perseguidos fue rechazado cuando intentaba desesperadamente ponerse a salvo en Suiza, mientras que la España de Franco nunca les cerró la frontera. La chifladura malintencionada e indocumentada es una clave importante para entender los embrollos y violencias de nuestra historia desde la invasión napoleónica, como venía a señalar Julio Cerón y he razonado en Nueva historia de España.

Aunque los judíos de Marruecos y otros colaboraron económica y propagandísticamente con Franco durante la Guerra Civil, la mayor parte de los judíos fuera de España se pusieron al lado del Frente Popular, y era judía una considerable proporción de los enrolados en las Brigadas Internacionales. El dato indudable es que muchos de ellos colaboraron con el régimen revolucionario español dirigido en gran medida por Stalin, tanto mediante una intensa propaganda en el exterior como con las armas en la mano. Por ello y por la pervivencia de las historias sobre conspiraciones judeo-masónicas, que encontraban una presunta confirmación en tales hechos, el régimen de Franco detestaba a los judíos ashkenazis (en cambio mantuvo la ley, pese a haber perdido su efecto legal, que ofrecía a los sefardíes la nacionalidad española; ley promulgada bajo la dictadura de Primo de Rivera, y que permitiría salvar a bastantes hebreos de los campos de concentración nacionalsocialistas). No es cierto, desde luego, y contra lo que afirma Martínez Reverte, que judíos y masones fueran considerados los peores enemigos del régimen: su enemigo jurado era, sin duda, el stalinismo.

Las historietas de Martínez Reverte parten de una teorización arbitraria sobre Franco y su régimen, y pasan por alto la realidad. Lo he explicado en relación con Preston y otros: según ellos, Franco "tenía que" perder la guerra, dada su inepcia militar; "tenía que" haber entrado en la guerra mundial, dada su afinidad con el hitlerismo; "tenía que" haber mantenido a España en el más brutal subdesarrollo, dada su ideología fascista-clerical; "tenía que" haber sumido a los obreros en la más absoluta miseria, dado su odio a los partidos obreros, etc. etc. Esta gente cumple a la perfección el dicho: "no permitas que los hechos estropeen tu bella teoría". Pues, una vez más, el hecho, como todo el mundo debiera saber a estas alturas, es que la España franquista salvó por lo menos a unas 20.000 posibles víctimas del Holocausto, y aunque no sentía ninguna simpatía por la mayoría de los judíos, nunca llevó esa aversión a una política de exterminio ni de colaboración con el exterminio nacionalsocialista. Y ello a pesar de que nunca conoció el alcance de ese exterminio ni creyó las noticias dispersas que le llegaban al respecto. Sí conocía en cambio la existencia de una cruel persecución, aunque ignorase hasta donde llegaba, y ello bastó para proteger a un número relativamente elevado de perseguidos.

Gran parte de la opinión pública española padece hoy un auténtico bombardeo de historia-basura. Y uno de sus principales vehículos es el diario El País, también conocido por El Chafardero Indomable, inspirado, vaya casualidad, por un elemento de distinguida familia falangista, que trepó en la prensa del Movimiento gracias a la influencia familiar, para en el momento oportuno dedicarse de repartir títulos de demócrata o antidemócrata a quienes le parecieran bien o mal. Como puede imaginarse, la historia basura de Martínez Reverte es muy celebrada y publicitada en ese periódico, donde ha escrito el artículo en cuestión.

En Sociedad

    Lo más popular

    0
    comentarios
    Acceda a los 12 comentarios guardados

    Servicios