Menú

Sobre el indulto a Galindo, 2

0
Lea Sobre el indulto a Galindo, 1

Valcárcel atribuye a los expertos (a “quienes saben”) cuatro vías para acabar con ETA: buena policía, sistema judicial competente y rápido, apoyo internacional y “una verdadera capacidad de negociación”. Esto, en lo que no tiene de perogrullada, resulta sospechoso.

¡Quién ignora la necesidad de una buena policía! Pero ¿qué relación hay entre pedir tal cosa y rechazar el indulto de Galindo, exigiendo la máxima severidad contra uno de los jefes policiales que más asesinos ha detenido? Creo que hay la relación de la hipocresía, convertida en una auténtica seña de identidad del PNV.

En cuanto al apoyo exterior, no acierta Valcárcel al invocar, contra el indulto, la necesidad de ganarse “el respeto” de los “Estados amigos, especialmente Francia”. Esos estados (Alemania, Gran Bretaña, Usa, Israel, especialmente Francia), cuando han afrontado acosos terroristas graves, han recurrido a prácticas semejantes a las atribuidas a Galindo, y no siempre las han castigado, por cierto. Por lo demás el estado francés ha amparado largo tiempo al terrorismo en España, haciéndose cómplice en cierto modo de sus crímenes. Aun la actual colaboración francesa impone onerosas contraprestaciones, como ha señalado Arzallus, esta vez con verdad. Sería más bien Francia quien tendría que ganarse el respeto de España.

¡Y qué decir del sistema judicial, cuyo terrible deterioro desmoraliza a la sociedad! Pero un afín al PNV dispuesto a aleccionarnos al respecto no debiera olvidar una de las causas del deterioro: el intolerable obstruccionismo practicado por el PNV, empeñado en poner fuera del alcance de la ley al mayor número posible de terroristas.

Finalmente, la clave: “la negociación” con “verdadera capacidad”. Lo único negociable con los terroristas, sin hacer trizas la ley, es la entrega de las armas. Pero no sugiere eso Valcárcel ni lo desea el PNV, que en tal caso perdería muchas nueces. Desde luego, con una “verdadera capacidad de negociación” que concediera a los terroristas la secesión de Vasconia y el pleno dominio nacionalista sobre los vascos opuestos a tal cosa (reivindicación idéntica, casualmente, a la del PNV), sobrarían la policía, el sistema judicial y el respaldo exterior.

La ETA ha sobrevivido largo tiempo gracias, en buena medida, al “santuario” francés. Ahora, el PNV ha sustituido al estado francés como amparador del terrorismo, al cual no combate con un mínimo empeño, le facilita coartadas políticas, educa a niños y jóvenes en una visión propagandística de la historia, revitalizando así a los grupos de asesinos, etc. De ahí que una quinta vía antiETA, lamentablemente olvidada por el señor Valcárcel y sus expertos, consiste en la aplicación de la ley, de la Constitución y del espíritu democrático por parte del PNV. Pero eso es pedir nueces al olmo, y convierte al PNV en parte –muy fundamental– del problema terrorista, no de la solución. Por desgracia no cabe esperar que ello cambie. Las políticas al respecto pueden variar, pero ninguna debe ignorar el hecho. Tomar por “afín democrático” a quien no lo es, “tratar de contentar a quien no se va a contentar”, como indica Julián Marías, es una de las mejores maneras de fabricar desastres.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios