Menú
Plinio Apuleyo Mendoza

El modelo cubano

Plinio Apuleyo Mendoza
0
Enfurecido con Lourdes Flóres, ex candidata a la presidencia del Perú, por haberlo comparado con Fujimori en un foro de partidos demócratas cristianos reunido en Caracas, el presidente Chávez ha prohibido a todo extranjero hablar en términos desfavorables de su gobierno, so pena de expulsión inmediata. Los corresponsales de prensa extranjeros temen que esta medida los incluya a ellos.

Al mismo tiempo, Chávez ha anunciado la creación de unos llamados “comités bolivarianos”, los cuales desempeñarían un papel muy semejante al que juegan en Cuba los “comités de defensa de la revolución”. A nadie se le oculta que estas son formas, hasta ahora inéditas en Venezuela, de delación y de intimidación.

Lo que ocurre es que, por fortuna, Venezuela no es Cuba, ni Chávez, aunque lo quiera, puede ir tan lejos como Castro en su propósito de someter o amordazar a la opinión pública, porque la prensa, los empresarios, la Iglesia, la cúpula sindical, la mayoría de los universitarios y profesionales y, sotto voce, muchos oficiales de las Fuerzas Armadas tienen posiciones muy críticas frente al gobierno. De modo que las expulsiones anunciadas, así como los “comités bolivarianos”, lo que van a conseguir es incrementar peligrosamente la polarización del país con resultados impredecibles.

Se ha hablado mucho en estos días de la “cubanización” de Venezuela. Y, desde luego, los nexos entre los dos gobiernos son muy estrechos. Con auspicio oficial, copiosas delegaciones de maestros y estudiantes visitan la isla para recibir cursos de adiestramiento a tiempo que fundaciones venezolanas, adscritas al ministerio de Educación venezolano, proponen al Che Guevara como “ejemplo de juventudes”. De acuerdo al “Convenio Integral de Cooperación” suscrito por los dos países, Venezuela suministra a Cuba 53 mil barriles diarios de petróleo crudo y de productos refinados, de los cuales 13.250 son prácticamente un regalo, pues son pagaderos a 15 años y a sólo un 2 por ciento de interés. A cambio, Venezuela suministra médicos, educadores y entrenadores deportivos. Es un aporte, por cierto, de muy difícil evaluación.

Conociendo los métodos de Castro, se teme en Caracas que, entre estos profesionales y con la anuencia del gobierno venezolano, se filtren expertos en servicios de seguridad e inteligencia interesados en crear organismos similares a los que existen en Cuba. Uno de ellos serían precisamente los “comités bolivarianos”, cuya creación acaba de anunciar el presidente Chávez. Es otra luz roja de alarma que se enciende en la inquieta e infortunada Venezuela.

En Internacional

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Historia