Menú
Ramón Villota Coullaut

El burka en la Audiencia Nacional

Gómez Bermúdez eligió la vía de la cesión, provocando un problema nuevo que seguro que se repetirá en el futuro.

Ramón Villota Coullaut
0

Que una testigo entre en la Audiencia Nacional para un caso de terrorismo islamista y pretenda declarar con burka, no deja de ser una anécdota. Pero si el presidente de la Sala, Javier Gómez Bermúdez, posteriormente cita a la testigo y a su marido para convencerles de que debía declarar con el rostro al descubierto, la situación se convierte en grotesca.

Desde luego, lo ocurrido en la Audiencia Nacional no parecía muy normal desde el inicio, cuando la testigo quiso en todo momento dejar constancia de que sólo declararía con el burka, es decir, sin poder ver en absoluto su cara y, por tanto, sus gestos ante las preguntas que se le hagan, algo que inapropiadamente se le permitió hacer en la fase de instrucción. Pero lo que ya entra en lo absurdo es que el presidente de la Sala no le recordara que la declaración ha de hacerse enseñando el rostro y que, al contrario, retrasara su declaración, mostrando una debilidad innecesaria en un tema que afecta a un procedimiento con acusados de reclutar voluntarios para atentados suicidas y al propio respeto que se debe tener a nuestras leyes, a nuestros tribunales y a la propia Audiencia Nacional.

Así, prefirió retrasar la declaración de la testigo a aplicar el artículo 716 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, cuando dice: "El testigo que se niegue a declarar incurrirá en la multa de 200 a 5.000 euros, que se impondrá en el acto. Si a pesar de esto persiste en su negativa, se procederá contra él como autor del delito de desobediencia grave a la Autoridad". Algo que, de conformidad con el Código Penal, puede dar lugar a una sanción de 6 meses a 1 año de prisión.

Pero, en cambio, eligió la vía de la cesión, provocando un problema nuevo que seguro que se repetirá en el futuro, de la misma manera en que Fátima Hssisni, la testigo con burka, al comprobar que en la fase de instrucción el juez le permitió declarar completamente cubierta y sin enseñar su cara, ha intentado que la situación se repitiera ya en el juicio oral. Y estas cesiones no parecen la mejor forma de hablar con los islamistas, por muy "moderados" que sean.

Ramón de Villota Coullaut es abogado, puede contactar con él aquí.

En Sociedad

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios