Menú
Ramón Villota Coullaut

El frente periodístico

Ramón Villota Coullaut
0
Los tentáculos de ETA abarcan no sólo sus “comandos” –los terroristas en sentido estricto– sino también el denominado frente financiero o el frente periodístico. En una sociedad en donde la labor de los medios de comunicación es tan importante, no sería lógico que la organización no intentara tener un medio de comunicación que, de una manera u otra, colaborara en la defensa de su actividad terrorista.

De esta forma, el delito de colaboración con banda armada se extiende a cualquier acto de apoyo a banda armada, organización o grupo terrorista. De acuerdo con el artículo 576 del Código Penal: “...cualquier acto de colaboración con las actividades o las finalidades de una banda armada, organización o grupo terrorista”.

Una cosa es el derecho de información, constitucionalmente garantizado, y otra es dar apoyo a un grupo terrorista amparándose en la existencia de un medio de comunicación. Esto nos lleva a un apartado fundamental en toda lucha antiterrorista: es importante la detención de los “comandos” terroristas; pero, sin tratar de restar protagonismo a esta faceta, es también fundamental e incluso más importante para la derrota final del terrorismo la puesta a disposición de la justicia de los denominados terroristas de salón, que no son tan inofensivos como pudiéramos pensar en un primer momento; sino que son los que deciden las acciones terroristas que en un futuro se perpetrarán y los que manejan los dineros que cualquier organización –incluida una organización terrorista– requiere para ejecutar sus planes.

Así, si estas investigaciones judiciales sobre el aparato organizativo de la banda siguen dando éxito, es posible que el fin de ETA esté más próximo que con la simple detención de unos comandos que más tarde o más temprano volverán a reconstruirse. Pero sin el apoyo organizativo y financiero que da la existencia de este tipo de colaboración, cada vez será más difícil que los comandos de ETA se mantengan operativos o que surjan nuevos comandos.

Una situación similar vivimos con el tráfico de drogas; tan importante es luchar contra dicho tráfico como contra aquellos que colaboran con el tráfico de drogas blanqueando el dinero obtenido por ese medio y creando artilugios financieros para ello. Y es que el crimen organizado es el principal problema de las sociedades modernas, y la lucha contra este tipo de delincuencia no ha de quedarse limitado a lo más visible, sino que ha de abarcar todo el conglomerado de la actividad delictiva. Nos jugamos mucho en ello.

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Reloj LD