Menú
Ramón Villota Coullaut

La delincuencia juvenil

Ramón Villota Coullaut
0
Actualmente Francia está discutiendo la reforma de su legislación penal juvenil, de 1994. Con la legislación actual francesa, los menores de 16 años no pueden ser objeto de sanciones que impliquen internamientos de régimen cerrado. Esto ha causado un gran revuelo en quienes piensan que la reinserción de los menores está reñida con la existencia de sanciones. En nuestro país también fue muy polémica la Ley Orgánica de Responsabilidad Penal del Menor, que tuvo que ser modificada antes de su entrada en vigor. Data del año 2000 y justo ahora empezamos a sentir sus efectos.

En cualquier caso, la idea resocializadora tuvo mayor éxito en Francia. En España, los menores de hasta 16 años pueden encontrarse con una medida de internamiento de hasta 4 años (revisable cuando se ha cumplido el primer año). Eso, en Francia, a día de hoy, como hemos dicho, es imposible.

El actual proyecto de ley francés va a modificar otro apartado esencial en la legislación penal de menores: la edad mínima para que la legislación penal se pueda aplicar. Con anterioridad, la legislación penal se aplicaba a partir de los 13 años. Actualmente, este límite de edad ha sido bajado hasta los 10 años, pero sólo desde los 13 se puede imponer la pena de internamiento en régimen cerrado. En España, el límite se encuentra en los 14 años, siendo aplicable por debajo de dicha edad la legislación civil.

Por otra parte, el proyecto francés entra de lleno en otro tema candente para la política interior frances, la lentitud de la justicia, con la creación de la justicia de proximidad y un mayor presupuesto en materia de seguridad. Todo ello significa en el fondo el fracaso práctico de una serie de nociones, muy bien intencionadas, en torno a la educación sin sanción, exportadas al ámbito penal desde el pedagógico. Este fracaso práctico obliga a sustituir esas grandilocuentes ideas de reeducación ilimitada por otras nociones más prácticas y cercanas al sentir de los ciudadanos. Además de intentar reintegrar socialmente al delincuente, también es conveniente hacerle entender que el delito no es gratis.

Ramón Villota Coullaut es abogado.

En Sociedad

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Reloj LD