Menú
Ramón Villota Coullaut

La omisión del deber de socorro y el sentido común

Ramón Villota Coullaut
0
El delito de omisión del deber de socorro se basa en la defensa de la solidaridad humana. La falta de este deber cívico implica una responsabilidad penal. Los médicos de la clínica Quirón se escudan en que su obligación legal es la de no abandonar los servicios sanitarios, lo que puede ser constitutivo de delito si ocasiona grave daño a la salud de las personas, según recoge el artículo 196 del Código Penal (si no hay tal riesgo puede ocasionar, simplemente, una sanción administrativa). Pero lo que no parece de sentido común es escudarse en esa obligación médica para negarse a realizar una asistencia sanitaria a pocos metros de distancia del centro hospitalario.

El artículo 196 del Código Penal regula la responsabilidad del profesional sanitario, pero olvidan los médicos en su argumentación el fin de la norma mencionada: sancionar conductas que son totalmente contrarias a la vida en sociedad y al sentimiento de solidaridad propio de cualquier persona. El propio Código Penal recoge una causa eximente para aquellos profesionales que abandonen el hospital. Se trata de la obligación del cumplimiento de un deber (el de salvar vidas) que, además, es un deber de contenido social.

No creo, en todo caso, que la conducta del servicio médico que no acudió a socorrer al hombre que se desangraba frente a la clínica Quirón de Barcelona sea delictiva o sancionable. Sin duda, se ajustaron a las normas que tienen que cumplir. Pero este estricto cumplimiento de las normas tiene un límite lógico que pasa por el sentido común: la solidaridad humana.

Ramón Villota-Coullaut es abogado

En Opinión