Menú
Ramón Villota Coullaut

La prisión incomunicada

Ramón Villota Coullaut
0
Espero que haya servido para algo. Lo dudo, porque se ha utilizado en un procedimiento que lleva abierto más de un año. Y Gil puede ser un delincuente, pero tonto no parece que sea. En cualquier caso, la prisión incomunicada que el juez del Olmo ha utilizado contra el presidente del Atlético de Madrid, y todavía alcalde de Marbella, y sus colaboradores no parece un sistema muy proporcionado. Máxime cuando fue el mismo juez el que en un primer momento no quiso hacerse cargo del caso porque entendía que este asunto era competencia de los Juzgados de Instrucción de Marbella, al ser éste un posible delito que ni perjudicaba a la economía nacional ni perjudicaba a una generalidad de personas ni se excedía del ámbito de una Audiencia –en este caso, de la provincia de Málaga–, los tres criterios que, indistintamente, la Ley Orgánica del Poder Judicial indica para que la Audiencia Nacional sea competente en este tipo de delitos.

En cambio, desde Málaga se entendió que era competente la Audiencia Nacional y el Tribunal Supremo posteriormente resolvió la cuestión competencial entendiendo, en contra de la primera opinión del juez instructor Del Olmo, que la Audiencia Nacional era competente. Desde luego, el juez instructor ha debido ver muy claro su error anterior, porque ahora ha aplicado la Ley de Enjuiciamiento Criminal en su máxima expresión, utilizando una vía, la de la prisión incomunicada, que hasta la fecha sólo se utilizaba para supuestos de terrorismo y narcotráfico a gran escala, pero nunca para conocer la posible legalidad de las cuentas de un Ayuntamiento.

En Opinión