Menú

Ramón Villota Coullaut
0
En su actuación, los jueces deben convencerse para convencer. Este es un ejercicio que implica que el instructor de la causa, en este caso Baltasar Garzón, debe convencerse, atendiendo al material probatorio que tiene en su conjunto, de que los miembros de EKIN no tienen un deseo filantrópico de lograr una Euskadi libre, como manifiestan, si no que su objetivo es obtener esos fines mediante la colaboración con una organización terrorista: ETA.

Una vez convencido de la previsible existencia de un hecho delictivo (la colaboración con banda armada, delito que puede acarrear en principio una pena de 5 a 10 años, según el artículo 576 del Código Penal), Garzón plasma esta convicción en la prisión provisional de los miembros de EKIN. La prisión provisional requiere de tres circunstancias, según el artículo 503 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, que un hecho presente los caracteres del delito, que tenga una pena superior a 6 años o, aunque sea menor, que la alarma social, el propio hecho y los caracteres del delincuente hagan aconsejable la imposición de esta medida de prisión provisional, y, por último, que haya motivos para pensar que esta persona es responsable del hecho delictivo que se está instruyendo.

Por tanto, un delito de colaboración con banda armada, si existe una presunción de que pudo darse, debe dar lugar a la prisión provisional que Garzón impuso en su día y que la Audiencia Nacional, con el voto discrepante de uno de los miembros de la Sala, ha revocado.

Pese a que ni la razón, ni lo que dice la legislación, parece estar de parte de los dos jueces favorables a la excarcelación, la Sección Cuarta de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ha sustituido la prisión provisional por una fianza de un millón de pesetas a cada uno de los siete puestos en libertad (no a la totalidad, porque individualiza la actuación de cada miembro de EKIN) lo que implica conocer y admitir esta presunción de delito pero, al mismo tiempo, no darle la gravedad que requiere a un delito de colaboración con banda armada.

En Opinión