Menú
Ramón Villota Coullaut

¿Política o corrupción?

Pero de lo que no protege la inviolabilidad parlamentaria es del descrédito en el que desde el debate parlamentario del 3% está inmersa la política catalana

Ramón Villota Coullaut
0
Lo que ocurrió el jueves pasado en el Parlamento catalán, con un Maragall  que recuerda el  3% de forma irónica al portavoz de CiU, para inmediatamente desdecirse, es un claro síntoma de que la política catalana necesita una seria regeneración. Desde luego que cuando hablan de lo diferente que es la forma de entender la política en Cataluña de la del resto de España ya sabemos que únicamente se trata de no hablar de  lo que no se debe de hablar.
 
Y menos mal que  la fiscalía ha  tomado  cartas en el  asunto, porque o bien Maragall es  un mentiroso o bien tiene que dar paso a la vía  judicial, pero nunca hacer  lo que hizo  en el Parlamento, insinuar el cobro de comisiones para luego retirar lo dicho en cuanto el portavoz de CiU le amenazó con la finalización práctica de la legislatura. En cualquier caso, lo que no puede hacer nunca el Presidente del Gobierno catalán es intentar callar a la oposición insinuando posibles delitos de corrupción. Ahí es nada, prevaricación por resolver un asunto administrativo de forma arbitraria, cohecho, por solicitar u ofrecer un beneficio económico para realizar las obras.
 
En cualquier caso, Maragall parte de que la querella que ha presentado CiU por injurias –acción o expresión que lesiona la dignidad de otra persona- y calumnias -la imputación de un delito hecha con conocimiento de su falsedad o temerario desprecio a la verdad- posiblemente no tenga éxito. Ello porque la inviolabilidad parlamentaria -los miembros del Parlamento de Cataluña serán inviolables por los votos y opiniones que emitan en el ejercicio de su cargo, dice el Estatuto de Cataluña- protege estas declaraciones. Pero de lo que no protege la inviolabilidad parlamentaria es del descrédito en el que desde el debate parlamentario del 3% está inmersa la política catalana, puesto que ya no sabemos  donde acaba la política y donde empieza el negocio, o si hay alguna diferencia entre  ambos términos. Y después del debate de la moción de censura seguiremos igual, mucho me temo.

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Reloj LD