Menú
Sergio Valentín

Carlo Ancelotti y Luis Enrique tienen el mismo problema

El Real Madrid tiene un problema, no sabe atacar defensas que no generan espacios. Ancelotti tiene que trabajar un plan B, como tiene Arrasate.

Sergio Valentín
0
El Real Madrid tiene un problema, no sabe atacar defensas que no generan espacios. Ancelotti tiene que trabajar un plan B, como tiene Arrasate.
Luis Enrique y Ancelotti. | EFE

Si Osasuna había ganado todos sus encuentros como visitante era por algo más que por plantar el autobús. Esa expresión, tan popular y simple, la de plantar el autobús, es acertada para reflejar una realidad, la acumulación de jugadores en área propia, pero también es injusta. Da la impresión de que Jagoba Arrasate no preparó el encuentro ante el Real Madrid. Llegó al vestuario del Santiago Bernabéu, puso once nombres en una pizarra y sus únicas indicaciones fueron dibujar tres líneas, una con cinco defensas, otra con tres centrocampistas y otra con dos delanteros. "Juntos y al contraataque" y pa alante. Y se acabó. Con esto que puede hacer cualquier persona, la que sea, se puede lograr sacar un punto ante el Real Madrid y en su estadio. Quien piense así, es que conoce muy poco a Osasuna, a Jagoba y me atrevería a decir, que tampoco sabe de fútbol.

En el anterior encuentro de Osasuna, ante el Granada, Jagoba alineó un once titular con 5 jugadores que ayer no salieron de inicio ante el Real Madrid. No puso su autobús, como tampoco lo hizo ante el Rayo Vallecano hace dos semanas o unos días antes ante el Mallorca. Jagoba es uno de los entrenadores que más rotaciones hace en su plantilla y es capaz de jugar de varias formas. En otras palabras, exprime y potencia al máximo su plantilla -la de mayor calidad en Osasuna en muchos años en mi opinión- y tiene una riqueza táctica que le permite jugar distinto, dependiendo de las características de su rival, porque el Getafe no se parece al Athletic y el Athletic no se parece al Real Madrid. Paco Jémez no lo entendió así y ahora está comentando partidos en Movistar. En el vestuario blanco lo sabían porque nada más terminar el partido Dani Carvajal afirmó que "Osasuna había jugado igual que ante el Villareal". En el El Estadio de la Cerámica vencieron 2 a 3 y en el Bernabéu empataron, como pudieron ganar con ese disparo de Moncayola al poste, o perder sí, por supuesto. Pero hay formas y formas de plantar un autobús. Puedes llevar cinco goles o como sucedió ayer, hagan un repaso mental del partido que no recordarán grandes ocasiones del Real Madrid.

¿Por qué cuento todo esto? Primero, porque creo que hay que ser justo con el trabajo diario de un entrenador, en este caso Jagoba, que por arte de magia no hace que su plantilla rinda variando tantos jugadores y de forma tan variada. Y segundo porque creo que al Real Madrid le sigue faltando un plan B ante estos equipos que defienden en bloque bajo, que se encierran tanto en su propia área. Le pasa algo similar a la selección española de fútbol. Ya he comentado que es un acierto por parte de Ancelotti el haber hecho autocrítica y darse cuenta de que el sistema más idóneo para esta plantilla es el 4-3-3, pero es igual de cierto que hace falta trabajar en otras alternativas si este plan inicial no funciona. Si Osasuna defendía tan bien, fruto del trabajo previo, el Real Madrid parecía que atacaba con demasiada improvisación. Balones a Vinicius y a ver que sucede. No es mala idea eh. El chico atrae muchos rivales, es imprevisible y genera situaciones que hacen pensar a los defensas, que están incómodos cuando tiene la pelota. Pero hace falta algo más. Más allá de Vinicius, poquito o nada. Y eso que Ancelotti reaccionó rápido y cambió a Camavinga, excesivamente revolucionado, y movió a Asensio de la banda al centro porque estaba totalmente perdido. La cuestión es que el mallorquín está rindiendo poco sea donde sea.

Falta un plan B, distinto al A. No es cuestión, como pasaba con Zidane, de que hiciera cosas, de que moviera el banquillo y antes del minuto 70. Ancelotti no se quedó quieto ante Osasuna. Quitó a Camavinga, cambió el sistema al 4-2-3-1 con Asensio por dentro, intentó potenciar la banda derecha, inoperante hasta ese momento, con Rodrygo, dio entrada a Hazard y cambio a los dos laterales pero más allá de Marcelo, nadie cambió el guion del partido. Y ahí es cuando me viene a la mente Mariano y Jovic, los dos delanteros suplentes del Real Madrid. Es evidente que los dos no han demostrado casi nada, pero el contexto era el idóneo para que uno saltara al terreno de juego. Empate a cero, Osasuna acumulando muchos hombres en su área y el Madrid, con una lluvia de centros laterales. Es un problema que con este escenario Ancelotti no confiara en ninguno de los dos porque eran necesarios, porque les va a necesitar en algún momento de la temporada y porque este panorama se repetirá seguramente ante otro equipo que quiera imitar el plan de Osasuna. Intentarán porque de intentar a conseguirlo hay un techo. No todos tienen a Jagoba en el banquillo y a un central como David García. Hasta 15 despejes realizó en el Santiago Bernabéu. Para mí, está siendo uno de los centrales de La Liga y podría ir perfectamente con la selección. No irá porque es un especialista en defensa y su mayor virtud no es iniciar la jugada como es el caso de Eric García.

Y para que no haya dudas. Sí, la acción sobre Vinicius era penalti. Sí, eso hubiera cambiado el partido por completo. Y sí, yo como Ancelotti, ya estoy cansado del VAR porque no podemos saber por qué entra o no entra en acciones que son similares a otras y que se sanción de manera opuesta.

En Deportes

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Historia