Menú
Sergio Valentín

¿Cuántos "padres" tiene el Real Madrid?

El Real Madrid de Ancelotti pone el broche de oro a la primera parte de la temporada con la Supercopa de España.

¿Cuántos "padres" tiene el Real Madrid? - Sergio Valentín
Ancelotti y Florentino Pérez. | EFE

El Real Madrid ganó la Supercopa de España y rompió una sequía de 18 meses sin levantar un título. Año y medio. ¿Mucho o poco tiempo? Para el resto quizá es poco tiempo. Para el Real Madrid es bastante. Es su famosa auto exigencia. No es que se hicieran las cosas mal en el último año de Zidane, es que ahora se están haciendo mejor. La Supercopa no deja de ser un título secundario y como tal, tendrá un lugar secundario en el museo del Santiago Bernabéu, pero sí es un título que sabe mejor cuando se está haciendo un buen trabajo, el equipo carbura y la afición se relame vislumbrando un inminente futuro con más y mejores alegrías. La Supercopa no deja de ser una continuidad más de lo que está siendo la temporada. El Real Madrid era el favorito porque era, sin dudas, el mejor equipo de España, y se marcha confirmando esas sensaciones. El título en Arabia es el broche de oro a la primera parte del curso. Es como sacar un 10 en los exámenes de Navidad.

Era el tercer partido entre Real Madrid y Athletic de Bilbao en a penas unas semanas. En el Santiago Bernabéu, en mi opinión, mereció ganar el equipo vasco. En San Mamés lo justo hubiera sido un empate. Este domingo fue muy superior el Real Madrid. La diferencia, al margen de que cada partido tiene su particular historia, es que era una final y si el Madrid tiene a un grupo de futbolistas con un alto nivel compromiso, cuando espera un título tras el pitido final, es es rematadamente complicado sorprenderles. No sé si tenían una quinta o sexta marcha, pero sí que ganaron al Athletic sin forzar la maquinaria, controlando el partido como el padre que vigila a su hijo. Courtois fue el mejor en el Bernabéu y San Mamés, en Arabia tuvo una intervención, la necesaria para seguir insistiendo en que es el mejor portero del mundo.

Y sí hablamos de los mejores, hoy sí toca dedicarle un par de líneas a Luka Modric, MVP del partido. Digo un par porque soy sincero, ya no se me ocurre nada nuevo sobre él, ya lo hemos dicho todo. Tiene 36 años y no se avecina su final, más bien lo contrario. Va a renovar por una temporada más pero viendo su rendimiento, sin fijarnos en el DNI y sin la templanza de Florentino Pérez, un empresario responsable, uno tendría el impulso de ponerle cinco años más en ese contrato que tanto se ha ganado. No sé si hay algún centrocampista en la historia del fútbol que, con su edad, haya dado este rendimiento de forma tan constante. No son sus últimas gotas, esas que aparecen de vez en cuando en el tramo final de cualquier carrera, da la impresión que el bote está bastante lleno todavía. Y si esto está pasando, no tengan ninguna duda, es porque Modric sigue teniendo la misma ilusión que cuando firmó por el Real Madrid, porque a medida que cumple años, cualquier jugador, sea el que sea, tiene que dedicarle más tiempo al fútbol y menos a otras inquietudes lógicas de su edad, como pueden ser los negocios.

Carlo Ancelotti tiene por delante ahora un reto personal maravilloso. En sus dos temporadas con el Real Madrid su pico de fútbol fue el mes de enero y la segunda parte de la temporada no estuvo a la altura de la primera. Hasta ahora parece que tiene la situación controlada y que está disfrutando más que en su primera etapa. Lógico ya que no es una oportunidad inesperada, es la mejor oportunidad inesperada de la historia. Estaba pensando casi en retirarse el pasado verano y ahora está ganando títulos con el club más prestigioso del mundo. El madridismo le ha bautizado como "el padre", un concepto nuevo de las redes sociales. Significa lo que se estarán imaginando. Es algo así como un referente, una figura a la que respetan. Ancelotti se está volviendo a ganar ese respeto de la afición y no solo por el fútbol de su equipo, sino por su forma de ser. Su contestación a Xavi Hernández y el futbol de contragolpe le hizo ganar puntos como "padre" y el combo llego en el césped ya con la Supercopa ganada.

Ancelotti es el nuevo "padre" o "el padre" -perdónenme porque no domino tanto la lengua de los jóvenes, que uno ya empieza a tener su edad- pero en realidad el padre de siempre, el padre de todo esto, es Florentino Pérez. Puede ser el presidente que tenga mayor porcentaje de críticas por título conseguido. Este pasado verano, tras la venta de Cristiano Ronaldo que ya nadie cuestiona, le tocó recibir a raíz de la salidas de Varane y, sobre todo, de Sergio Ramos. Críticas que también le llegaban desde su propia afición. Veremos qué sucede, pero de nuevo el tiempo le está dando la razón al presidente del Real Madrid que ha cambiado a los dos centrales, aumentando el nivel respecto a la pasada temporada, y sí, ganando dinero con el cambio. Florentino Pérez, el padre financiero.

Temas

En Deportes

    0
    comentarios