Florentino, llama ya a Zidane a tu despacho

Zidane está perdido, no da píe con bola desde hace ya demasiado tiempo y va en contra de la dirección del club. Florentino tiene que hablar con él.

Florentino mira a Zidane. | EFE

La dirección deportiva del Real Madrid tomó una dirección hace unos cuantos años ya. Acertada o no, pero puso en el GPS unas coordenadas: "futbolistas jóvenes de un coste inferior". Zidane debió poner el mismo destino en su navegador, porque sino no se entendería su vuelta al Madrid, pero a los pocos kilómetros de arrancar el coche cambió de idea y, lo peor, está perdido y sin rumbo y el resultado está siendo nefasto. Club y entrenador van en direcciones opuestas y si miramos por la ventanilla, podremos ver algunas de sus consecuencias. Futbolistas abandonados, esperando que su entrenador encuentre las coordenadas que el club le sigue mandando. También podemos apreciar futbolistas que ya han encontrado un nuevo destino, en el extranjero, donde son felices sin Zidane y otros, hartos de esperar y con envidia de los que son felices ya, quieren marcharse. Son personas, sí, pero también dinero, en concreto una inversión de cientos de millones de euros que el club está dilapidando. O Zidane encuentra las coordenadas ya, o quizá sea el momento de mandarle la ubicación por whatsapp a otro entrenador.

La pelota está en el tejado de Florentino Pérez, no en el de Zidane y si el presidente quiere seguir con un entrenador, incapaz de aceptar la política de fichajes, solo quedan tres alternativas. La primera, volver a fichar a los mejores futbolistas del mundo que gestiona tan bien Zidane. La segunda, echarle y buscar a otro entrenador que sí sepa hacer florecer el talento de los veinteañeros. ¿A quién no le seduce fichar a Haaland y Mbappé? Para mí, la primera opción suena mejor pero la realidad es que en marzo llegó el coronavirus y hay menos dinero aún que cuando el club decidió apostar por una política de fichajes más austera. Y la tercera, que Florentino Pérez llame a Zidane al despacho y le ordene que recapacite y empiece a contar con más futbolistas, algunos de ellos, por cierto, pedidos por el propio Zidane.

La histórica y predecible derrota ante el Alcoyano se produce un miércoles 20 de enero del 2020, pero se venía fraguando desde hacía meses cuando Zidane optó por cambiar sus férreas y, hasta entonces, inamovibles ideas, esas que defiende falsamente en rueda de prensa cuando dice contar con todos sus futbolistas. Independientemente de si tienen nivel o no para triunfar en el Real Madrid, de si pueden ser mejores a corto o largo plazo que los Kroos, Modric, Benzema, etc, son futbolistas que tienen una ficha en la actual plantilla y van a ser necesarios en más o menos momentos para conseguir títulos. Pero es que Zidane no tiene termino medio. Pasó de hacer rotaciones masivas en las derrotas ante Shakhtar Donetsk o Cádiz a no cambiar a nadie en más de una decena de partidos y no hacer casi sustituciones. De repente, meses después, Zidane volvió a cambiar a medio equipo. ¿De verdad a alguno le parece tan sorpresa lo que sucedió? Además de los antecedentes, analicemos el once titular de anoche.

Lunin debutaba en el Real Madrid tras años sin jugar. Odriozola no jugaba ni un minuto desde el mes de septiembre. Militao, desde octubre. Chust, canterano, debutaba con el primer equipo. Marcelo, un partido en dos meses. Por cierto, ¿hace falta recordar las estadísticas del Real Madrid con el brasileño en el campo? Casemiro es el único jugador de confianza de Zidane. Isco no era titular desde principios de noviembre y todos los minutos que le ha dado son un regalo inmerecido. Vinicius debe sentir que es una tirita y que solo le utilizan cuando no hay más. Con la vuelta de Hazard, ha disputado 21 minutos en los últimos cinco partidos. Lucas Vázquez, que lleva 15 partidos seguidos siendo titular, no lo fue hasta la séptima jornada de Liga y porque se lesionaron tres compañeros, Carvajal, Odriozola y Nacho. De la nada al todo. Y de delantero Mariano que está en el Real Madrid porque es testarudo porque Zidane no le pudo decir más veces y de forma más clara que se marchara. Había jugado 18 minutos en los últimos 12 partidos. ¿Creen que esto no es importante? Por supuesto que son futbolistas que deberían ganar al Alcoyano y sin entrenador pero también les digo que sin motivación, es muy difícil competir, incluso ante un Segunda B. Son futbolistas que, en muchos casos, llevan sin jugar un partido profesional meses, que no tienen ningún tipo de confianza en ellos mismos ni en su entrenador y que saben que, hagan lo que hagan, no van a volver a jugar. La eliminación se lleva fraguando mucho tiempo. No es cosa de hoy. ¿Zidane no quiere contar con ellos porque para él, ninguno vale? Vale, es una opción, pero es una opción que puede tener consecuencias como la que sucedió ante el Alcoyano.

Click to enlarge

Por primera vez, en cualquiera de sus dos etapas, veo perdido a Zidane, desconectado de la plantilla y sin ser consciente de en qué club está. Pongo dos ejemplos de ayer mismo. Con todo el madridismo enfurecido tras el ridículo en Copa otro año más, tras haber perdido dos títulos en cuatro días, tras el cuarto tropiezo en los últimos cinco partidos, va Zidane en rueda de prensa y en lugar de pedir disculpas dice que "es muy difícil porque jugamos contra un Segunda B. No es una vergüenza. Son cosas que pasan". No tengo palabras. ¿Contra el Alcoyano? ¿Con un futbolista menos? La segunda escena puede ser aun peor. Se produjo minutos antes. Gracias a las imágenes de "El Chiringuito", pude ver el lamentable tiempo muerto de Zidane. Era como ver a un sonámbulo o a una persona que llega a una fiesta donde no conoce a nadie. Le faltaba sacar el móvil. Ahí, apartado de sus futbolistas y sin dar una sola indicación, como si fuera la cosa con él. Ni una arenga ni antes de la prorroga ni en el intermedio de esta. Zidane no es un genio de la táctica pero sabía llevar el vestuario, sabía conectar con sus jugadores y sabía llegar al plano emocional de estos.

Zidane es leyenda del Real Madrid. Es, por títulos, uno de los mejores entrenadores de la historia del fútbol. Se ha ganado una conversación con Florentino Pérez e intentar llegar a un punto intermedio entre la política del club y lo que a él le gustaría. Sin embargo, ahora mismo solo está recogiendo lo que él ha sembrado. Él escogió a Marcelo y no a Reguilón. A Isco, expedientado por Solari, le levantó el castigo y le dio el premio de seguir. No así a Marcos Llorente y ahora Odegaard se quiere marchar del Real Madrid. Lo dicho, Florentino tiene que hablar con Zidane ya. Eso, o mandarle un whatsapp a otro entrenador.

Temas

Lo más popular

  1. Atlético de Madrid - Eibar
  2. Normalidad y "animación" en los restaurantes gallegos en la primera noche con servicio de cenas
  3. El acoso chavista contra la prensa: ordenan una indemnización millonaria a favor de Diosdado Cabello
  4. Simeone mantiene el misterio sobre Dembélé: "Si le toca jugar esperamos su mejor versión"
  5. Sanidade confirma que ya está disponible "desde el jueves" el certificado de vacunación Covid-19

Ver los comentarios Ocultar los comentarios

Portada

Suscríbete a nuestro boletín diario