Menú
Sergio Valentín

La sobreprotección de la prensa atlética y el canguelo tiene nombres y apellidos

Sin críticas en la victoria o derrota, ¿ahora ya sí son tropiezos los últimos empates? El Madrid obra un milagro gracias a Casemiro, Kroos y Modric.

Sergio Valentín
0
Sin críticas en la victoria o derrota, ¿ahora ya sí son tropiezos los últimos empates? El Madrid obra un milagro gracias a Casemiro, Kroos y Modric.
Casemiro celebra el gol de la victoria. | EFE

No voy a ser hipócrita. Nunca imaginé que a 21 de febrero el Real Madrid iba a estar a tres puntos del Atlético de Madrid. Tenía motivos suficientes, como todo el mundo, para creer que LaLiga estaba más o menos sentenciada. Y si digo todo el mundo, es todo el mundo y ahí incluyo a los periodistas atléticos que, en su caso, lo pensaban, pero no lo podían decir. Es una estrategia común en todos ellos que me desconcierta porque no alcanzo a saber el porqué exacto. Supongo que por intentar arropar a Simeone en su discurso y acolchar una posible remontada histórica en Liga que ahondaría varios recientes fracasos in extremis. 

Hasta ahora, ¿han leído alguna crítica negativa hacía el equipo que dirige Simeone? Me parece lógico que en esa balanza haya mucho más bueno que malo. Que nadie se confunda. El Atlético estaba haciendo su mejor temporada, pero insisto en mi pregunta. ¿Han leído alguna crítica negativa? En el Real Madrid o en el Barcelona se ganan partidos, algunos por goleada (cada vez menos, eso sí) y siempre hay un “pero". Es lógico porque los equipos no hacen partidos perfectos y menos cada semana. La prensa que habla del Real Madrid y del Barcelona es más crítica con estos dos equipos. En el Atlético, no. Con el elogio o el vaso medio lleno como escudo, para ellos es, como se suele decir ahora, un win or win (ganar o ganar). Si el Atlético gana con polémica, mal juego o suerte, ¿qué se va a cuestionar? ¡Si han ganado! Si el Atlético empata o pierde, ¿qué se va a cuestionar? se recuerdan los puntos que se llevan hasta el momento y así se evita decir algo negativo. Así es la prensa rojiblanca, los guardaespaldas de Simeone. Sin embargo, ¿qué sucede ahora con una distancia de tan solo tres puntos entre Real Madrid y Atlético? Que los escuderos se quedan con el culo al aire. 

El empate ante el Celta de Vigo y el empate ante el Levante, no fueron tropiezos. No os enterabais. Para la prensa Atlética, fue sumar dos puntos y no dejarse cuatro por el camino. ¿Cinco puntos de nueve? No os enteráis, que el Atlético hizo 50 puntos en la primera vuelta. Esto tiene un nombre: sobreproteccionismo. El canguelo que según ellos se inventaba la prensa para desestabilizar al líder, ya es una realidad. Los empates que se vendían como victorias, ya no se ven igual. Los goles que estaban empezando a encajar y que no se querían comentar, ya sí empiezan a ser un problema. Pero no os preocupéis por la credibilidad de todos ellos porque como os dije, es un win or win para ellos porque ya avisaron, pese a que todo eran amapolas y arcoíris en el Atlético, que LaLiga no estaba ganada. Qué cómodo es asumir ese papel. 

Mientras tanto, yo seguiré comentando todo lo que vea. Todo. Ya lo he dicho al principio, para mí es un milagro que el Real Madrid esté peleando esta Liga. El Atlético de Madrid ha hecho la mejor primera vuelta de su historia. Por números, eran el mejor club de Europa. Como siempre, la mejor defensa y encima este año, con el pichichi de LaLiga, Luis Suárez, en su equipo y no en el rival. El Real Madrid, por no tener, no tiene ni futbolistas sanos en el banquillo en los últimos partidos. Zidane, como no, estuvo cuestionado cuando perdió ante Shakhtar y Cádiz, no ha habido fichajes en verano... y el juego, como los resultados, son altamente mejorables. Hace dos días como quien quiere la cosa, Zidane estaba levantando la voz ante los periodistas para que les dejaran intentar pelear por LaLiga. Algo que empezó como broma ya es una realidad: hay canguelo en los aficionados del Atlético de Madrid y ese canguelo lo han provocado, sobre todo, tres personas: Carlos Henrique Casemiro, Luka Modrić y Toni Kroos

La temporada del Real Madrid está siendo irregular, lo opuesto al nivel de estos tres futbolistas que forman el mejor centro del campo del mundo. El problema de este equipo está, precisamente, en las otras siete posiciones porque excluyo a Courtois. Que el Real Madrid haya encadenado, otra vez, una racha de cuatro victorias consecutivas en esta plaga de lesiones es gracias al portero y al trío de centrocampistas que no conocen ni quieren saber lo que es rotar. Ven a su al rededor a futbolistas más jóvenes, a compañeros que no paran de lesionarse y ellos siguen a lo suyo. La aportación de los tres es asombrosa porque están añadiendo más facetas al servicio del equipo. Además de equilibrio, control, ritmo, distribución de la pelota, en defensa yo veo a Kroos y Modric recuperar tantos balones como otros stoppers en otros equipos y en ataque, pasa lo contrario, que Casemiro marca más goles que muchos mediapuntas. 

No hay mayor ejemplo de lo que es este Real Madrid, que lo sucedido en Valladolid. Victoria gracias al centro del campo y Courtois y pese al resto de sus compañeros. Mariano, nada. Asensio, nada. Vinicius, nada. Ya ni lo intenta. En defensa, un par de regalos que solventa Courtois. Y pese a ello, tres puntos que meten un miedo tremendo al Atlético que ahora tiene que vivir el día a día con el famoso aliento ganador del Real Madrid que nunca se da por perdido. Ahí sí asumo el mea culpa. Quizá volví a enterrarles demasiado pronto. 

 

En Deportes

    0
    comentarios

    Servicios