Menú
Sergio Valentín

No hay persona en el mundo con más suerte que Florentino Pérez

El Madrid tenía peor plantilla que el Atlético de Madrid y no hace fichajes, pero vuela a por una nueva Liga con algunos jóvenes empezando a explotar.

El Madrid tenía peor plantilla que el Atlético de Madrid y no hace fichajes, pero vuela a por una nueva Liga con algunos jóvenes empezando a explotar.
Camavinga. | RealMadrid.com

El Real Madrid hizo oficial el fichaje de Eduardo Camavinga el 31 de agosto de 2021. Como no se supo nada sobre las negociaciones con el Rennes y pilló por sorpresa a todos, la conclusión, fruto de una profunda investigación, era que Florentino Pérez le fichaba porque no había conseguido a Mbappé. Está terminando la temporada y tengo que decirle al presidente del Real Madrid que ha tenido mucha suerte. Ha fichado a un mediocentro completísimo, a un gran precio -35 millones de euros- y con toda la vida por delante porque solo tiene 19 años y lo ha hecho sin scouting, sin informes sobre Camavinga y sin un largo trabajo de seguimiento. Es digno de Zidane y su divina flor.

Ya sin sarcasmos, destinados a un sector de la prensa que persigue constantemente al presidente y al club más ganador del fútbol mundial, debo comentar que Eduardo Camavinga me parece un buen fichaje para el Real Madrid y dependiendo de su progresión, puede ser extraordinario. Desde hace años se dice, y en esta ocasión con razón, que en la plantilla no hay recambio para Casemiro. Ahora sí lo hay. Dos de sus últimas actuaciones demuestran que hay jugador con potencial. Pasó algo desapercibido, pero hay que ver los minutos de calidad que tuvo en la remontada ante el Chelsea. Por el marcador, el rival, y el contexto, con tanta presión, era complicado destacar. Él y Rodrygo asumieron un peso futbolístico que nos habla de una personalidad necesaria, y que no todos tienen, para jugar en el Real Madrid. Ante Osasuna, siendo el Real Madrid más dominador con la pelota, pudimos ver todas las facetas que tiene Camavinga, cuyas cualidades son más amplias que las de Casemiro. No estoy diciendo que sea mejor mediocentro, digo que son distintos y que el francés tiene más recursos. En Pamplona asumió el rol de recuperador (5 balones robados) pero también fue el iniciador de jugadas, algo que no hace Casemiro, en segundo plano cuando está Kroos. Camavinga tuvo un 94% de acierto y tuvo también profundidad y claridad en el área contraria como se vio en el 1 a 2 con el pase a Ceballos en el gol de Asensio. Casemiro empezó a enseñar la patita en la famosa eliminatoria ante el Dortmund en 2014. Tenía 22 años. Camavinga tiene 19.

Ante Osasuna, a mi modo de ver, destacaron tres futbolistas. Además de Camavinga, Ceballos y Rodrygo. El brasileño está siendo otro en los últimos partidos. Es como el primo al que no has visto en una temporada y de repente aparece con 15 centímetros más, la voz cambiada, pelos en la cara y ya no hace tantas tonterías. Sabes que es él, pero no es el mismo. Está madurando. Con Rodrygo sucede algo así. Ante el Chelsea, Sevilla y Osasuna hemos visto una versión más asentada. Conserva una excelsa técnica, pero es más vertical. Es más agresivo, determinante, es más... ¡Cómo Vinicius! Ahora le falta lo mismo que se le reclamaba al propio Vinicus cuando empezó a despuntar, que tenga más regularidad. Ojo, que ya ha explotado uno de los dos jóvenes brasileños, no vaya a ser que ahora suceda lo mismo con el segundo. Si es que vaya suerte tiene Florentino Pérez. No le vale con uno, quizá sean dos. De Ceballos no puedo comentar mucho porque no soy partidario de tomar conclusiones por un partido. Solo diré que tengo ganas de que tenga una mínima continuidad en un club porque tiene mucha calidad. No he perdido la fe en él. No es lógico hacer el partido que hace en Pamplona cuando llevaba 1.088 días sin ser titular en el Real Madrid.

El Real Madrid suma 78 puntos, 17 más que el segundo clasificado, el Atlético de Madrid. Estamos comparando a dos clubes que juegan al mismo deporte aunque parezca que no. Si no han visto el partido del Wanda Metropolitano, no lo hagan. Esta temporada siento que pierdo dos horas de mi vida cada vez que veo al Atlético y que esas dos horas las recupero cuando veo al Madrid. ¡Cómo está terminando la temporada! Estamos casi a finales de abril y el equipo, lejos de venirse abajo físicamente, está demostrando una entereza que te hace pensar que puede competir en la competición más exigente, la Champions, y ante el poderoso y multimillonario Manchester City, que está en uno de sus mejores momentos desde que llegara Guardiola. Por jugadores, profundidad de plantilla, futbolistas asentados al sistema y en su pico... Y estamos hablando de un Madrid sin casi fichajes. Hace dos ediciones ante el propio City y la pasada, ante el Chelsea, el Real Madrid acabó la temporada muy cansado, se veía que estaban lejos de igualar el ritmo Premier. En esta ocasión, sin lesiones, y aunque no haya casi rotaciones, dan una sensación opuesta. Creo que el Madrid está preparado para la batalla física ante el equipo de Guardiola. Desde aquí, mi admiración a Pintus.

El Real Madrid ha hecho pocos fichajes últimamente. De hecho, hace dos años no incorporó a nadie, pero para esta última temporada han llegado cuatro caras nueves. Carlo Ancelotti, Alaba, Camavinga y Pintus. Pocos, pero todos acertados. Zidane falló al desprenderse del preparador físico y Florentino Pérez acertó al repescarle. La verdad es que el presidente del Real Madrid tiene mucha suerte. Va camino de otra Liga y peleando por otra final de la Champions League. Y, además, en una temporada de transición.

Temas

En Opinión

    0
    comentarios