Menú

Castro ya tiene un aliado en Europa

0
Una particular fiesta que recuerda los tiempos del horror comunista en Europa del Este se celebró el pasado domingo en Kishineu, capital de Moldavia. Fue dedicada al 131 aniversario del nacimiento de Lenin. Reunió a miles de nostálgicos del régimen totalitario soviético y a los dirigentes comunistas moldavos, vencedores en los recientes comicios generales. Se recordó a Vladímir Lenin, “gran caudillo del proletariado mundial” y a los “gloriosos tiempos de la URSS”, cuando Moldavia era parte del imperio. Asímismo fueron duramente criticados los “perversos trahidores demócratas” que pusieron fin al sistema comunista.

Tras la llegada al poder del partido comunista, “Moldavia debe sobrevivir en Europa luchando sola contra los enemigos, tal y como sobrevive la Cuba de Fidel Castro en el continente Americano”, declaró el presidente moldavo, Vladímir Voronin. El mandatario, que es también líder del partido comunista, llamó a las “fuerzas progresistas” a apoyar a su régimen.

“Los comunistas moldavos son un ejemplo para los camaradas de otros países que ya vienen para apoyarnos y estudiar nuestra experiencia. Con la ayuda internacional de las fuerzas progresistas sobreviviremos entre los buitres imperialistas y los combatiremos tal y como nos enseña nuestro entrañable camarada Fidel”, dijo.

Las palabras del presidente fueron aplaudidas por la muchedumbre y con especial entusiasmo por los miembros de la delegación cubana invitada con este motivo a Moldavia. Las banderas rojas se mezclaban con los retratos de Lenin y de Castro. Los reunidos daban vivas a las “gloriosas ideas comunistas”, las únicas “correctas y justas”. Por supuesto, el nuevo presidente aparece tan patético y romántico sólo en los mítines. En la vida cotidiana es más pragmático y no cuenta sólo con el apoyo del “mundo progresista”.

Para restaurar el comunismo en su república romanoparlante de 4,5 millones de habitantes busca una ayuda más sustancial. Por ejemplo, acaba de realizar un viaje a Moscú. En el Kremlin se abstuvo de hablar de sus ideas. Y es que las autoridades rusas, no menos nostalgicas del pasado, por el momento prefieren no pronunciar la palabra “comunismo”. Aunque el deseo del presidente moldavo de formar con Rusia una alianza “político-militar y estratégica” fue plenamente apoyado por Moscú, deseosa, por su parte, de reconstruir el imperio.

“Moldavia ha esperado diez años para obtener alguna limosna de occidente. No recibió nada y por fin comprendió que su sol nace en Rusia”, dijo Voronin en la capital rusa. Se espera que muy pronto se reconciliará con la región secesionista de Cisdniestr de población rusa y ucraniana. Esta región se separó de Moldavia hace una década en protesta por la política anti-rusa y pro-rumana de antiguos gobiernos nacionalistas de Kishineu.

Así que la aguda crisis económica que padece Moldavia no será resuelta con vivas al aliado cubano. Será la “madre Rusia” quien suministrará petróleo y comprará hortalizas moldavas. Moscú dispondrá también, si es necesario, del territorio de su nuevo aliado con fines militares. Total, Moldavia no se sentirá tan sóla en el mundo de los “buitres”. Por lo menos ya tiene un aliado ideológico y otro estratégico para “sobrevivir”.

En Internacional

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation