Menú

Crímenes islamistas y opinión pública

0
La policía autónoma chechena y la rusa, en una operación conjunta, han descubierto unas fosas comunes con cuerpos decapitados en el pueblo Stariy Ochjoy, en el oeste de Chechenia. Hasta el momento se han encontrado 90 restos humanos. Se trata de antiguos presos de un campo de concentración que los islamistas chechenos y los mercenarios extranjeros, miembros de Al Qaeda, tenían en esta zona a mediados de los años noventa.

La mayoría de los presos eran civiles, rusos y chechenos, secuestrados por los islamistas con el propósito de obtener un rescate. Si no se pagaba, el preso moría decapitado y su cabeza se colocaba en una pértiga para intimidar a la población local y a los presos que seguían con vida. Estos rehenes estaban obligados a trabajos forzados en la construcción de una carretera hacia la frontera con Georgia. Además, les pegaban y torturaban diariamente para acelerar el cobro del rescate.

Así murió en el “Auschwitz” islamista el padre ortodoxo Anatoliy Chistoúsov, párroco de la iglesia de San Miguel de Grozni, capital de Chechenia. También acabó su vida en la fosa común el antiguo ministro checheno de Medios de Comunicación, Lechi Udugov. Lo mismo le ocurrió a unos 20 obreros de la central eléctrica de Grozni, que fueron secuestrados por los islamistas. Hasta el momento no se conoce nada del destino de casi mil personas desaparecidas en Chechenia en los años 90, ya que sólo una parte de ellas yacen en las fosas comunes de Stariy Ochjoy.

Esta historia confirma, una vez más, lo que de sobra se sabe: el carácter criminal de los llamados movimientos islamistas, su denigrante moral y el peligro que representan para la humanidad. Son los mismos fanáticos asesinos que actúan en Afganistán y en Cáucaso, en Israel y en Argelia, en Filipinas y en los Balcanes. Son ellos que atacaron Nueva York el 11 de septiembre y crearon una red logística de terrorismo en España. Sobra recordar que en el curriculum de aquellos pilotos suicidas figuraba Afganistán, Oriente Medio y el Cáucaso.

Me parece improductivo y hasta inmoral ocultar estos crímenes. Igual me parece cínico catalogar a los macabros asesinos como “combatientes”, “guerrilleros”, “activistas” o “militantes”. No obstante, son los términos que utilizan nuestros medios de comunicación en relación a los terroristas chechenos o palestinos, miembros de Hamas o la Jihad Islámica.

Me parece vergonzoso que este último caso de las fosas comunes en Stariy Ochjoy no ha sido publicado por ningún medio español a pesar de que lo dieron todas las agencias internacionales, incluso EFE. ¿Será por no herir la sensibilidad de la opinión pública? ¿O será porque los redactores de ciertos medios interpretan mal la tradicional simpatía del pueblo español con el mundo musulmán?

En Internacional

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation