Menú

El negocio de la enseñanza superior

0
Muchos rusos asumieron las ideas del capitalismo a su propia manera. Han trabajado mucho en los tiempos soviéticos, ya no les quedan deseos de esforzarse, especialmente porque saben que el trabajo honesto nunca ha sido bien remunerado en su país. Ahora quieren sólo obtener dinero fácil y rápido, cuanto más mejor. Y no les importan los métodos. Los que se hicieron a principios de los 90, tras el colapso del sistema comunista, con materias primas del país no tienen problemas. Las venden al extranjero y así tienen divisa fuerte para un “mercedes-600” y un palacete en Marbella. ¿Y los demás, los que no pertenecían a la camarilla bolchevique que se repartió las riquezas del país? Estos últimos tienen que buscarse la vida como pueden. Y lo hacen.

En una rueda de prensa, celebrada en Moscú, el general Iskander Galimov, jefe adjunto del Departamento de Delitos Económicos del ministerio del Interior, comentó a la prensa cómo se ganan de bien la vida los catedráticos y profesores universitarios. “La corrupción, hoy en día, es la base de la enseñanza superior en Rusia”, confesó el general. Se puede comprar todo: desde la matrícula, oficialmente gratis, hasta el título universitario. El año pasado fueron procesados y condenados unos 400 profesores y funcionarios de las universidades públicas. Este año ya son 800.

En Rusia existen exámenes de selectividad para matricularse en los centros de estudios superiores. Son difíciles para los que no pueden pagar la “cuota” de entrada, o sea, sobornar a los que controlan estos exámenes. La “cuota”, según Galimov, depende del prestigio del centro docente. Es de 30.000 dólares en la escuela superior diplomática “MGUIMO”. En la Universidad Lomonósov de Moscú, es sólo de 10.000. En la Universidad de Medicina, 3.000; y en la Facultad de Estomatología, 2.000.

En las Universidades rusas, los estudiantes tienen exámenes cada semestre. Pueden aprobarlos sin esfuerzo, por supuesto, si sus padres pagan ciertas cantidades al profesorado. La mayoría está dispuesta a cobrar en vez de suspender a los alumnos que no sirven para estudiar.

Los que no quieren perder el tiempo en aprender ciencias para obtener un título universitario indispensable para ejercer cualquier cargo de responsabilidad, pueden comprar los documentos correspondientes. Se venden prácticamente en cualquier sitio, también por internet. Los vendedores ambulantes los ofrecen hasta en el metro de Moscú. Y son documentos auténticos con sello de los centros docentes. Falta sólo colocar el nombre del comprador y un par de firmas falsas de los rectores. El precio de estos papeles es de 250 dólares. Se puede también comprar un título universitario “auténtico” legalizado en el ministerio de Enseñanza Superior. Pero su precio será 4.000 dólares. Asimismo se obtiene por 9.000 el título de doctor en cualquier ciencia, completamente legal. Existe también un camino más seguro para obtener el doctorado. Hay personas, gente relacionada con el mundo universitario, que te preparan la tesis sólo por 2.000 o 3.000 dólares y te aseguran el éxito en los exámenes para el doctorado.

En Internacional

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation